Tu portal de
formación online

Infórmate
Inicio » Catálogo » Curso de Redacción Documental » LECCIÓN 1: INTRODUCCIÓN

Curso de Redacción Documental

LECCIÓN 1: INTRODUCCIÓN



INTRODUCCIÓN:

   La escritura, en nuestra sociedad, ha adquirido una función muy distinta de la que venía desempeñando en otras épocas. La globalización, la reordenación de la economía, el nuevo carácter de la producción mercantil, han generado una nueva tipología laboral basada, en gran parte, en la comunicación. Las nuevas tecnologías han supuesto un gran cambio en este ámbito, pero no debemos olvidar que la tecnología esencial –antiquísima pero siempre renovada– sigue siendo, a pesar de todos los inventos sobrevenidos, el lenguaje.



La importancia de saber redactar:

   Son cada vez más los trabajos que, distanciándose del proceso productivo manual y directo, se basan en la comunicación, en la transmisión de información y en la renovación discursiva. Una escritura creativa y eficaz, hoy en día, no sólo sirve para ser novelista o poeta, sino también para componer documentos jurídicos correctos pero sugerentes, exponer las posibilidades escondidas en un producto mercantil, firmar un artículo periodístico que informe y divierta, completar una tesis rigurosa pero amena, publicitar correctamente un negocio o servicio, lanzar pensamientos alternos en un blog, etc.

   En nuestra sociedad actual, más que nunca, es importante saber escribir.

   Y en realidad escribir es sencillo. Lo es porque la escritura, en cierto modo, es esa puesta en escena del lenguaje que nos hace ser nosotros mismos, expandirnos más allá de nuestro entorno más íntimo; así que escribir consiste, simplemente, en exponer con palabras nuestra infalible comprensión del mundo (o de una parte del mismo), sea a través de una anécdota hiperbreve, sea a través de un sesudo ensayo.

                                                       nervioso

   La escritura es infalible porque nadie más allá de uno-mismo está capacitado para poner en duda una determinada visión subjetiva. Lo complicado, si acaso, es que nuestra escritura, nuestro modo de redactar, nuestro modo de explicitar lo que somos o lo que sentimos, transmita y se comunique con el resto del mundo (o con una parte del mundo a la que queremos llegar); y que lo haga de un modo eficaz, de un modo que genere reacciones, que afecte a otros seres, que interactúe con el afuera.



Comunicar mediante la escritura:

    La escritura –la manifestación perdurable de nuestra facultad de lenguaje– del mismo modo que nos sirve para definirnos en nuestra propia individualidad –para diferenciarnos del resto de individuos– nos sirve para ponernos en contacto con ellos, para cooperar. La escritura es, por lo tanto, un juego de construcción y comunicación, un mecano de piezas inciertas y maleables que, finalmente, busca cierta eficacia adquiriendo una forma integral, un modelo o un esquema comprensible por los demás, como alguno de esos documentos tipificados que estudiaremos en los dos últimos temas.



De la escritura libre a la redacción documental

   El aprendizaje de la escritura no puede reducirse a una visión estructural, rígida, en la que un profesor otorgue las claves técnicas precisas para un resultado eficaz. La escritura no es una ciencia (mucho menos una ciencia estanca), con unos presupuestos eternos e innegociables de los que puedan inferirse fórmulas de éxito. La escritura no es un juego de fichas contadas cuya combinación atinada garantice la consecución –mediante un escrito brillante (sólo uno, el perfecto)– de las metas pre-configuradas en nuestra mente.

   La escritura, precisamente, consiste en la puesta en crisis de esos métodos, porque la escritura es un modo de re-configurar constantemente las metas, los objetivos, las expectativas. La escritura es un modo de representar el mundo. Así, el éxito (o fracaso) de nuestra representación del mundo depende de la virtud a la hora de manejar ese balanceo individual/social que es la escritura.


                                           sociedad

   Mediante este curso trataremos de apuntar, por tanto, pautas para que el alumno sea capaz de marcar rumbos virtuosos a través de los remolinos y controversias que se presentan en todo proceso de redacción. Trataremos de apuntar soluciones hábiles entre las derivas inciertas de la imaginación y la certeza canónica de las gramáticas, los estilos y los géneros.



Modular la escritura

   Se trata de saber modular esa facultad de la escritura para ser renovación constante, energía creadora. Se trata de recoger ese potencial creativo –que es potencial para reconcebir el mundo a cada segundo, para describir cada mañana como una mañana sorprendente, para descubrir dimensiones recónditas en cada pequeña cosa– y hacerlo eficaz en las hormas prefiguradas de un lenguaje comprensible, un lenguaje que puede ser recogido y asimilado sin extrañeza por determinados lectores.

   Se trata de que la creatividad –siempre maltratada por incomprendida– pueda ser entendida, pueda encajar en modos y formas capaces de hacerla accesible al resto del mundo, de enhebrarla en líneas narrativas que nos hagan compartir el sentido de las historias.

   Se trata, en definitiva, de acercarnos tendencialmente a una redacción creativa capaz de adecuarse a los documentos esperados por el lector, para lo cual deberemos modular nuestra escritura:

   Veamos un ejemplo muy sencillo en el ámbito de la Administración que apunta hacia lo que pretendemos:
"A los efectos de notificación, es decir, en todo aquello que respecta a la
comunicación formal de la resolución, el ciudadano interesado en el asunto,
varón de pelo cano y recias manos, de lo que se deduce una larga trayectoria
laboral en el ámbito agrícola, señala como medio preferente:________".

   El ejemplo muestra una frase de gran prolijidad y calidad literaria, ya que ofrece una cantidad de datos perfectamente redactados. Sin embargo, a efectos de comunicar, puede provocar en el lector gran desinterés, ya que buena parte de los datos ofrecidos son irrelevantes. Características fundamentales en la modulación de nuestra escritura, como veremos, serán la sencillez y la legibilidad inmediata.

   De este modo, podemos convertir el ejemplo expuesto en una frase de este tipo:

  "A los efectos de notificación, el interesado señala como medio preferente:
_____".



Propósito del curso:

   Éste será, por tanto, el propósito del curso:

Partir de las posibilidades infinitas que ofrece la escritura, disfrutar de la libertad de escribir y, coyunturalmente, en función del escrito que debamos desarrollar, reconducir esa libertad absoluta a determinados formatos y normas, redactando documentos comprensibles.



Si desea obtener un acceso sin restricciones a los contenidos del curso de Redacción Documental y disfrutar de todas las herramientas del aula virtual (Videos explicativos streaming, acceso a los foros, chat, ejercicios resueltos, la ayuda del tutor, audioconferencia, estudio de grabación, test y actividades de autoevaluación, etc...) puede inscribirse completamente gratis y comenzar a realizar de forma inmediata el curso.