Entrar al aula
×

El congreso aprueba por unanimidad la eliminación del uso de sujeciones en residencias. La Formación: motor fundamental para garantizar la calidad de los cuidados

5 de Junio de 2017

Quince años después de haber saltado las primeras alarmas, el Congreso aprueba  la propuesta para la eliminación del uso de sujeciones mecánicas en las residencias. La Propuesta No de Ley (PNL) presentada el pasado 9 de mayo en el Congreso por el Grupo Parlamentario Ciudadanos, ha sido aprobada por unanimidad de todos los partidos de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales.

El mes de mayo de 2017 ha hecho saltar de júbilo a todas las Entidades volcadas en el empeño de avanzar en la consecución de liberar de sujeciones a los centros dedicados al cuidado de personas mayores dependientes. Tengamos presente que hasta bien avanzada la década de los 90 las sujeciones apenas adquirían consideración en el proceso asistencial.  No existía ninguna normativa específica al respecto a nivel estatal ni autonómico, y su uso, durante esta etapa, venia determinado por la sensibilidad y buena praxis de los profesionales. Esto originaba una gran disparidad en cuanto al uso de las mismas, independientemente del tipo de centros,  y de la homogeneidad o no de estos. Hay estudios que avalan el uso de sujeciones. En España en 1997, el 41% de los usuarios de instituciones geriátricas eran sometidos a algún tipo de contención. En la actualidad, las cifras se sitúan en torno al 25%, de ellas el 75% se  justifican como “medidas preventivas” relacionadas con el riesgo de caídas o siniestro por vagabundeo errático o no controlado.

Actualmente surgen nuevas fórmulas asistenciales centradas en el paciente, que desplazan el uso de las sujeciones y el mito de "sujetamos para proteger" por el de "protegemos para no sujetar".  El objetivo es garantizar la calidad de vida, la seguridad, la autoestima y la dignidad de las personas a las que atendemos mediante su protección.

La proposición de  ley establece además,  un programa de instauración progresiva de eliminación de las sujeciones mecánicas mediante la adopción de incentivos para las residencias o centros que se inclinen por un sistema libre de sujeciones.  Sin embargo el motor de inflexión en la eliminación de sujeciones no ha de estar fundamentado en los incentivos económicos o en el posicionamiento del Centro o Grupo asistencial ante la Administración Pública, sino en la dignidad de los cuidados. El objetivo es claro: garantizar la calidad de vida, la seguridad, la autoestima y la dignidad de las personas a las que se atiende mediante su protección.  Para ello hay que aplicar la mejor fórmula asistencial: los cuidados centrados en el paciente que desplazan el uso de las sujeciones y el mito de "sujetar para proteger" por el de "proteger para no sujetar".

La historia asistencial de las personas dependientes está sembrada de personas con buena voluntad que dieron con suma generosidad lo mejor de sus vidas a quienes mostraban algún tipo de necesidad. Actualmente ya no basta con la buena voluntad, es necesario aplicar estrategias prácticas fundamentadas en la experiencia y en la investigación, para ello es necesario fomentar la formación. Sólo a través de la formación, los centros conseguirán un cambio de cultura que los convierta en garantes de los derechos y de la dignidad de las personas que día a día les confían sus cuidados.

Sagrario Martínez Angulo. Especialista en Enfermería geriátrica, Docente experta en atención socio-sanitaria y Directora de Residencia de personas mayores dependientes. Es autora y tutora del Curso de Recursos para Restringir el Uso de Contenciones en el Ámbito Sociosanitario.