Menú de navegación

Cómo crear vídeos didácticos para formación online

Autor: Judith Claudia Perlmuter

El vídeo es un magnífico recurso didáctico. En un vídeo de 3 minutos podemos explicar, de un modo dinámico y accesible, un proceso o concepto que mediante texto e imágenes sería más complejo transmitir. Por tanto, si queremos diseñar cursos didácticos, debemos incluir en ellos la máxima cantidad de vídeos de producción propia posible.

Manos trabajando en un ordenador con un programa de edición de vídeo viisble

En función del destino de nuestros vídeos, su contenido o del tipo de curso que vayamos a desarrollar, estos vídeos podrán tener diferentes técnicas de producción y, por tanto, diferente tratamiento:

  • Grabación de personas en vivo: en este tipo de vídeos se graba al ponente explicando un tema. Es un método que requiere una infraestructura y un equipo adecuados para obtener vídeos de calidad. Además, requieren una producción posterior bastante laboriosa.

  • Grabación de una presentación: se graba una presentación mostrada en un ordenador, que puede ser hecha con programas como PowerPoint, Prezi, etc., al tiempo que se va explicando el paso de las diapositivas con nuestra voz.

  • Grabación de la pantalla: se captura la pantalla de un ordenador al mismo tiempo que se va explicando, como si de una clase presencial se tratara, qué, dónde, cómo y de qué manera se hacen las cosas. Por ejemplo: en una aplicación ofimática, cómo aplicar formatos a un texto. El vídeo será en este caso, la captura de pantalla del proceso que se está explicando.

Podemos incluir en nuestros cursos vídeos didácticos y de calidad, sin necesidad de contar con un estudio profesional de grabación. Los vídeos de presentaciones y grabación de pantalla son accesibles a cualquier usuario. Realmente se trata de reproducir casi una clase presencial. Es exactamente igual a, cuando en nuestro ordenador conectado a un proyector, vamos explicando un procedimiento o una presentación: lo que ven y oyen los alumnos es lo que tenemos que grabar.

Mujer locutando un vídeo con un micrófono con aspecto profesional.

¿Cómo diseñar vídeos educativos?

A continuación, enunciamos una serie de pasos que te serán de utilidad para diseñar tus vídeos educativos. ¡Presta mucha atención!

  1. Es imprescindible preparar un guion de lo que queremos contar y mostrar. La idea es elaborar vídeos didácticos y directos, que vayan al grano y que guíen al aprendizaje de nuestro alumnado. El guion debe responder a las preguntas ¿qué quiero decir?, ¿qué voy a explicar?, ¿cómo lo voy a explicar? Conviene comenzar los vídeos educativos exponiendo qué es lo que vamos a hacer. Son muy adecuadas frases del estilo "En este vídeo vamos a....", así creamos expectativas sobre lo que se va a exponer e introducimos en la materia.

  2. El guion que preparemos debe ser breve, específico y dinámico. Los vídeos largos aburren y el alumnado, llegado cierto punto, desconecta y deja de verlos y oírlos. Se recomienda crear vídeos de entre 3 y 5 minutos como máximo.

  3. El vídeo debe seguir una secuencia lógica y reforzar o complementar los contenidos del curso.

  4. Cuando se trate de una presentación, también debemos preparar imágenes y gráficos que ilustren lo que estamos mostrando. Las infografías, gráficas y diagramas son muy útiles para mostrar de forma sencilla y clara nuestras ideas.

  5. Las imágenes que incluyamos en las presentaciones deben tener muy alta calidad y ser libres para ser reutilizadas. Debemos añadirlas en nuestra presentación buscando armonía: a pantalla completa, ocupando 1/3 de la pantalla, ajustándolas a los márgenes... Si las imágenes son pequeñas, utilicemos aquellas que tienen fondo transparente para que su inclusión sea discreta.

  6. En las presentaciones debemos incluir varias pantallas o diapositivas para que el mensaje llegue de una forma dinámica y "entretenida". Una única pantalla estática solo consigue aburrimiento...

  7. Evitemos las presentaciones con efectos o transiciones complejas, fondos degradados o fondos negros que al convertirse al formato compatible con internet, puedan generar archivos de mayor tamaño que el deseado.

  8. Si vamos a incluir texto en pantalla, evitemos oraciones muy elaboradas o extensas. Solo debemos incluir textos breves, frases o palabras clave. ¡Cuando menos texto, mejor! Una clave es ir mostrando los textos a medida que hablamos de ellos, para no distraer la atención del alumnado con textos innecesarios.

  9. Evitemos también trabajar con colores estridentes, que cansan la vista o dificultan la lectura. Debemos cerciorarnos de que entre el texto y el fondo hay suficiente contraste para asegurar la legibilidad.

  10. Debemos trabajar con un lenguaje accesible y adaptado al público objetivo.

  11. Por último, no nos debemos olvidar de incluir ejemplos para acercar la formación a la realidad de nuestro alumnado.

¿Cómo grabar vídeos educativos a partir de una presentación o captura de pantalla?

¿Has diseñado tus vídeos educativos siguiendo las pautas compartidas anteriormente? Entonces, ¡ha llegado la hora de realizar la grabación!

Equipo para locutar y trabajar sobre vídeos visto en perspectiva cenital

Echa un vistazo a estos consejos:

  • Para comenzar, necesitamos disponer de un micrófono bien configurado y hacer pruebas para asegurarnos que obtenemos un sonido alto y claro. Los cascos de tipo diadema con micrófono son adecuados. Se desaconseja el micrófono incorporado a la webcam pues graba todo el sonido ambiente en lugar de solo nuestra voz.

  • Debemos contar con un programa para grabar y editar vídeos. Por ejemplo, Camtasia Studio (opción de pago), Active Presenter (opción gratuita) o, para los usuarios de Mac, Quicktime. En este caso, para editar los vídeos existen programas como iMovie o Avidemux.

  • Es aconsejable grabar a pantalla completa sin barras de estado ni botones de menú. Si es una presentación, utilicemos el modo presentación, obviamente.

  • Basándonos en el guion que hemos preparado, debemos hablar de forma pausada y relajada, para ir explicando el paso a paso o transmitiendo el mensaje que previamente hemos preparado. Nadie espera que hablemos como un profesional de la locución, pero sí que hablemos de forma tranquila y pausada para que se entienda el mensaje. La misma pasión que transmitiríamos en una clase presencial, es la que debemos tener en un vídeo locutado. Hablar de forma pausada no significa no transmitir pasión e interés por el tema que se expone.

  • A la vez que vamos hablando, debemos mostrar en pantalla la presentación que preparamos o el proceso que vamos a explicar en una aplicación o programa.

  • Si estamos presentando una captura de alguna aplicación informática, los movimientos del ratón por la pantalla deben ser algo más pausados que en nuestro trabajo habitual, y en la medida de lo posible, anticiparlos. Debemos nombrar los sitios donde pulsamos con el ratón para que, quien vea el vídeo, no se pierda en ningún momento en el procedimiento.

  • Los cursos se realizan a través de Internet, por lo que los vídeos deben de poder visualizarse con conexiones de todo tipo. La intención es llegar al máximo número de usuarios con la mayor facilidad, sin olvidarnos de las personas que se conectan desde medios rurales con poca cobertura. Es por ello que es recomendable grabar el vídeo a máxima calidad y posteriormente convertirlo a formato mp4, con la consiguiente pero necesaria pérdida de calidad. No debemos incluir vídeos con excesiva calidad que le "coman" los datos a los usuarios que estudian desde el móvil.

  • Una vez terminado nuestro vídeo, debemos revisarlo para asegurarnos que se ve y se oye correctamente. Los primeros vídeos no nos gustarán mucho, pero a medida que vayamos haciendo más, iremos mejorando y perfeccionando la técnica. ¡A no desesperar ni desanimarnos! Nadie nace sabiendo...

Como hemos visto, con un poco de práctica y siguiendo estos sencillos consejos, seremos capaces de crear vídeos didácticos para nuestra formación online.

Sigue al día con nuestra newsletter

Indícanos los temas que más te interesan:
ADR Formación

ADR Formación utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies