Entrar al aula
×

Criptomonedas. Bitcoin. Preguntas y respuestas (II)

2 de Agosto de 2017

Continuamos con la explicación de esta materia tan en auge, y que tanto interés ha suscitado. 

¿Qué es la minería de bitcoins?

El nombre “minar” es simplemente un guiño a las épocas en las que minar oro era popular.

En realidad, un minero es aquella persona que ejecuta un programa en su ordenador y que ayuda a verificar las transacciones Bitcoin al incluirlas en un registro inalterable. Este proceso requiere una potencia de cómputo bastante elevada, pero a cambio de este gasto de recursos y electricidad, el minero es recompensado con algunos bitcoins nuevos que se inyectan en la economía; también se le recompensa por las transacciones que verifiquen.

De esta manera se logra introducir nuevos bitcoins al mercado de forma predecible hasta que algún día se llegue al límite máximo de 21 millones1. Además, la dificultad de minar bitcoins se auto-regula para que sólo sea posible “encontrar” bitcoins nuevos cada 10 minutos. Si no disponemos de un equipo informático muy potente, minar bitcoins es prácticamente inútil y nada rentable.

Si, por el contrario, dispones de un equipo potente (con una potente GPU) o tienes suficiente dinero para adquirir uno, entonces puede que te interese informarte más acerca de la minería Bitcoin3.

¿Por qué tiene valor el bitcoin?

Para responder a esta pregunta hay que preguntarse por qué tiene valor el billete de 50 euros.

La primera respuesta es que tiene valor porque todos le damos valor a ese papel. A lo largo de la historia, el valor del dinero ha ido cambiando su referencia. Al principio las monedas valían su peso en oro o plata. El dinero hoy no vale lo que cuesta el papel o la tinta del billete o el metal de la moneda.

Hoy tenemos el dinero digital. Es decir, compro con tarjeta de crédito un bien y no existe intercambio de moneda física, aunque sí está la referencia a una moneda fiducidaria como el dólar, el euro o el yen-.

Y en esta evolución, ahora es el turno del bitcoin y por extensión de las monedas virtuales, a las que se les da valor porque algunos han decidido darles valor, aunque se desconoce quién hay detrás y quién fija el precio.

Una diferencia importante entre las monedas fiduciarias (euros, dólares, etc.) y las criptomonedas es que estas no precisan intermediarios  (bancos, etc.) para operar.

El bitcoin está basado en la confianza y como producto financiero podría provocar fraudes como sucedió con los sellos y las preferentes.

¿Es seguro?

Para guardar los bitcoins, hay que descargarse un programa monedero en el ordenador.

¿Problema? Si te lo hackean, despídete del dinero porque no existe nadie a quien reclamar. Ese es uno de los principales inconvenientes del sistema bitcoin. Eso sí, siempre puedes tener offline tu wallet (en un USB sin conectar, por ejemplo).

También existe la posibilidad de utilizar los servicios de agencias online, que custodian estas criptodivisas. Los bitcoins están seguros en función de cuán segura es la caja fuerte donde se guardan, esa sería la idea.

Hace un tiempo, dos operadores especializados y de los más grandes en la red, Mt.Gox y Flexcoin, sufrieron ataques de hackers que volatilizaron el dinero de miles de usuarios y tuvieron que cerrar sus puertas.

Otro aspecto de la seguridad es la fortaleza de la contraseña que protege el wallet y también las medidas adicionales tomadas (autenticación en dos pasos, autorización a través del correo electrónico para entrar al wallet, etc.)

¿Existen otras monedas virtuales?

Sí, existen. Quizá la más conocida hasta la fecha sea Amazon coin, la moneda creada por la megacompañía de Jeff Bezos. Con esta divisa virtual el cliente se ahorra comisiones bancarias y todo apunta a que encajará.

Otras monedas virtuales son Litecoin, Monero, Ethereum, etc.

También están en ello otras compañías de renombre, como Google, que en 2012 lanzó Google Wallet, que permite comprar online en comercios específicos y adquirir aplicaciones Android.

En Paypal también andan detrás de esta oportunidad de negocio. No en vano la compañía estadounidense espera que en breve más de 500 millones de usuarios realicen transacciones de dinero a través del móvil.

¿Qué debo hacer para comenzar a utilizar bitcoin?

Lo primero es crearse un monedero o ‘wallet’. Para ello es preciso ir a http://blockchain.info/ y allí (a través de una dirección de correo y una contraseña robusta) crear una cuenta.

Una vez hecho, podemos comprar y vender bitcoins como si nada (eso sí, ahora mismo están a más de 2.000 dólares).

Notas finales

1 Se dice que el bitcoin no deja rastro pero esto hay que aclararlo. Todas las transacciones que se hagan con una ‘wallet’ (monedero) quedan registradas de forma pública; lo que no queda registrado de forma pública es la información de quién es el propietario de esa wallet.

Si en un momento dado se quieren pasar esos bitcoins a dólares o euros, hay que pasar a la economía convencional (bancos, transferencias, etc.) y en ese momento, alguien con acceso a esos datos puede saber quién se esconde detrás de esa wallet.

2 Para minar bitcoin en este momento es preciso comprar un equipo especializado (ASIC) o alquilar capacidad de proceso. Los programas especializados funcionan mejor con las CPU´s de las tarjetas gráficas (GPU’s) que con las CPU´s de los ordenadores.

Creo que en este momento, si no tienes acceso a electricidad muy barata y equipos con gran capacidad de proceso, no es rentable minar bitcoins; hay muchas granjas chinas de minado con las que no se puede competir (en este momento China es el país que más mina bitcoins del mundo).

Desde esta dirección, indicando el dispositivo que mina criptomonedas, el coste de la electricidad y la moneda a cobrar, puedes calcular cuánto dinero vas a ganar a lo largo del tiempo. ¡Suerte!

3 Lo que ahora mismo no está claro es qué recompensa se dará a los mineros (que son totalmente necesarios, al menos uno, para sostener la red bitcoin) cuando se llegue al límite de bitcoins (21 millones).

Si por cualquier motivo todo el mundo dejara de minar, la red bitcoin desaparecería en un suspiro (¡). Hay que tener en cuenta que el bitcoin se creó como una prueba de concepto, no se pensó que fuera a tener el éxito que ha tenido.