Entrar al aula
×

e-Administración en la revolución tecnológica

La Administración Pública no puede ser estática.

Debe adaptarse a los cambios que se dan en la sociedad y, por tanto, dicha adaptación requiere unas nuevas formas de relación.

La sociedad de la información motiva y genera el cambio de las Administraciones Públicas, quedando estas «obligadas» a transformarse en una administración electrónica (e-Administración) regida por el principio de eficacia.

Ante esta situación la Administración pública es responsable de ofrecer a los ciudadanos y empresas todas las ventajas y posibilidades que el estado actual de la técnica permite hoy en día, y asumiendo la responsabilidad de renovar los métodos cuando los cambios sociales y tecnológicos así lo estimen oportuno.

La misión de la Administración Pública se basa en lograr una relación con el ciudadano clara y rápida minimizando el tiempo invertido por este.

Términos como «hacer cola» o «esperar» desaparecen del vocabulario de los ciudadanos y empresas, y aparecen otros nuevos como «buen servicio» o «comodidad».