Entrar al aula
×

Entender las emociones

    Entender lo que son las emociones se puede conseguir de formas muy diversas, ya que podemos encontrar múltiples apreciaciones sobre su significado. Esto, unido a los continuos avances científicos, hace que se redefina con asiduidad, aunque sea levemente.

Según la Real Academia de la Lengua Española

Según la Real Academia de la Lengua Española, "emoción" es una alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática.

Según Goleman

Para Daniel Goleman, el mayor experto en la materia, la emoción es un sentimiento y a los pensamientos, los estados biológicos, los estados psicológicos y el tipo de tendencias a la acción que lo caracterizan.

A grandes rasgos podríamos quedarnos con las ideas principales que nos plantean estas definiciones, ya que su concreción ha sido un reto que durante decenas de años ha implicado a filósofos y psicólogos.

Consciente o no
  Sabemos que las emociones se introducen en nuestra mente de forma consciente o no, ya que desde su origen hasta ahora han evolucionado hacia la especialización fisiológica y conductual, concretándose en respuestas físicas controladas por el cerebro y que durante miles de años han ayudado a sobrevivir a millones de seres vivos. Hoy en día la investigación es constante, y se sigue haciendo hincapié en conocer si alguna reacción específica se puede identificar con una emoción determinada, algo en lo que se está avanzando mucho en los últimos años con resultados sorprendentes.
Especificación
  Las emociones se pueden contar por miles, y si además también tenemos presentes las uniones entre ellas que dan lugar a nuevas opciones, o los detalles específicos que podemos encontrar en cada una, nos daríamos cuenta de que su especificación, cuantitativamente hablando, es imposible.
Innatas o aprendidas
Para que todo esto sea mucho más sencillo, algunos investigadores, han determinado que se puede hacer una división entre las que evolutivamente son primarias (innatas) y secundarias (aprendidas). Las emociones primarias son automáticas, se adaptan perfectamente dentro del organismo y en muchas ocasiones reaccionan inmediatamente ante un estímulo. Si su procesamiento no es correcto se produce la influencia de otros factores, convirtiéndose en emociones secundarias.                      

Emociones Primarias

  Según el psicólogo de la universidad de California, Paul Ekman, uno de los mayores expertos del mundo en el estudio de cómo expresamos nuestras emociones, se pueden resumir las emociones primarias en cuatro expresiones, principalmente faciales. El miedo, la ira, la tristeza y la alegría. En ellas se pueden incluir variaciones a la hora de manifestarse como:

El miedo
Emergencia, fobia, nerviosismo, inquietud, terror, preocupación, remordimiento, sospecha, pavor y pánico patológico, recelo, temor, susto, amenaza, sobresalto, ansiedad, desconfianza, angustia, pudiendo alcanzar la fobia o el pánico en estado grave.
La ira
Enojo, cólera, mal genio, atropello, fastidio, molestia, furia, resentimiento, hostilidad, animadversión, impaciencia, indignación, ira, irritabilidad, violencia y odio patológico, rabia, exasperación, acritud, hostilidad, llegando incluso a la violencia extrema.
La tristeza
Aflicción, autocompasión, melancolía, desaliento, desesperanza, pena, duelo, soledad  y nostalgia, desconsuelo, pesimismo, melancolía, pudiendo llegar a la depresión.
La alegría
Disfrute, felicidad, alivio, capricho, extravagancia, deleite, dicha, diversión, estremecimiento, éxtasis, gratificación, orgullo, placer sensual, satisfacción y manía patológica, gozo, tranquilidad, contento, beatitud, dignidad, placer sensual, euforia.                               

    Para defender y concluir que estas emociones son primarias, los investigadores han realizado muchos experimentos. Charles Darwin indicó que estas emociones y sus expresiones son completamente innatas y heredadas, omitiendo la posibilidad de que fueran aprendidas. Para ello defendía la similitud de todas ellas independientemente de la cultura o el lugar donde el individuo las manifestara. Asimismo reiteró que las personas que no pueden ver, tienen estas mismas emociones y las expresan de forma similar a los demás, aunque no las han podido aprender visualmente. En muchos casos estas emociones primarias están acompañadas de manifestaciones físicas, como cuando una persona está alegre, feliz, que no para de sonreír y posicionar su cuerpo para la ejecución de acciones positivas. Ekman también ha realizado experimentos con fotografías de rostros que tenían expresiones perfectas en relación a ciertas emociones, sorprendiéndose al ver que, independientemente del lugar y la cultura a la que perteneciera la persona que veía la foto, su reconocimiento de las expresiones básicas era similar.

Emociones Secundarias

   Por otra parte nos encontramos con las emociones secundarias. Recordemos que son las aprendidas, concretándose en el amor, la sorpresa, la aversión y la vergüenza. Igualmente que en las primarias, en ellas se pueden incluir variaciones a la hora de manifestarse como:

Amor
Admiración, pasión, veneración, afecto, apego, estima, fervor, aceptación, cordialidad, confianza, amabilidad, afinidad, devoción, adoración, enamoramiento o afinidad.
Sorpresa
Estupefacción, fascinación, maravilla, impresión, conmoción, sobresalto, asombro o desconcierto.
Aversión
Alergia, animadversión, manía, desagrado, desazón, desprecio, desdén, displicencia, asco, antipatía, disgusto, inquietud, pena o repugnancia.
Vergüenza
Aprensión, bochorno, rubor, timidez, culpa, perplejidad, desazón, remordimiento, humillación, pesar, sofoco, retraimiento o aflicción.

 

Pero como decimos, no todos los investigadores, psicólogos o filósofos hacen la misma división en emociones primarias o secundarias, aunque es cierto que de una forma u otra, todos nombran lo expuesto anteriormente como esencial a la hora de hablar de las emociones.                                 

    Hay teóricos que se refieren a las ocho emociones antes planteadas como básicas, considerando las emociones secundarias como una mezcla de las primarias.   

Robert Plutchik

Por otro lado, el psicólogo Robert Plutchik, quien propuso la denominada teoría del círculo de emociones, relacionado también con un círculo cromático. Cada una de las emociones forma parte de un lugar en el círculo. A la combinación entre dos emociones básicas se les denomina “diadas”. También encontramos a las composiciones de emociones básicas, que se encuentran adyacentes en el círculo, denominándose “diadas primarias”. Si por otro lado nos encontramos composiciones de emociones básicas separadas por una tercera, tienen la denominación de “diadas secundarias”.

    En el círculo encontraremos ocho categorías básicas de emociones, que son: temor, sorpresa, tristeza, disgusto, ira, esperanza, alegría y aceptación.

    Según lo que hemos explicado, el amor sería una “diada primaria”, ya que se produce al unir dos emociones adyacentes, como son alegría y aceptación, o el optimismo, que se da al unir esperanza y alegría. Si queremos reconocer a una “diada secundaria” nos encontramos con la culpa, unión entre la alegría y el miedo, pero separadas por la aceptación. Si dos emociones básicas están cercanas, tienen muchas opciones de mezclarse, ya que si por ejemplo encontramos dos emociones que estén distantes y se mezclan, las posibilidades de conflicto son elevadas. Si el miedo y la sorpresa, que son adyacentes, se mezclan, darán lugar al estado de alarma.

Variaciones en cuanto a la intensidad
También hay variaciones en cuanto a la intensidad de cada emoción. Por ejemplo, la ira es menos intensa que la furia, y a su vez, el enfado es menos intenso que la ira. Añadiendo a esto las características particulares de la persona que tiene la o las emociones.

    Es muy complicado que las emociones primarias se encuentren solas, ya que normalmente van acompañadas de otras, normalmente emociones básicas.