Knowledge Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Esta píldora formativa está extraída del Curso online de Afrontamiento e Intervención con Mujeres Víctimas de Violencia de Género

Cómo afrontar el estrés en situación de violencia de género

Mecanismos de afrontamiento

Afrontamiento y estrés 

Definimos la capacidad de afrontamiento como el proceso por el cual la persona intenta “manejar” la discrepancia entre las demandas que percibe en la situación y los recursos de los que dispone o cree disponer, y que la llevan finalmente, a la valoración de la situación como estresante. 

Por otra parte, nos referimos a estrés como la discrepancia que se produce entre las demandas de una situación determinada y los recursos que emplea el organismo para hacer frente a dichas demandas.

Modelo de afrontamiento de Lazarus

Este modelo es uno de los más reconocidos.

Según el Modelo de Afrontamiento de Lazarus, cuando una persona debe enfrentarse a una situación estresante se producen dos tipos de evaluaciones o procesos:

Evaluación primaria
Es la primera evaluación que hace el sujeto, en la cual valora la situación tal y como es. Es decir, consistente en analizar si el hecho es positivo o no y, además, valorar las consecuencias presentes y / o futuras del mismo.
Evaluación secundaria
Cuando la persona se enfrenta con los recursos que tiene en su poder para poder rendir con las demandas de la nueva situación. En este momento valoramos si poseemos dichos recursos y si podremos hacer frente a la situación.

Modelo de afrontamiento de Lazarus

Por lo tanto, los modelos actuales de estrés conciben la propia respuesta de estrés no como una consecuencia inevitable y directa de elementos universal e inequívocamente definibles, sino como un resultado de una delicada y continua transacción entre las presiones que uno percibe del medio (interno o externo) y los recursos de afrontamiento que uno considera disponibles y activables.

Estrategias de afrontamiento

Es importante destacar que desde la psicología se han mostrado tres formas básicas de afrontamiento: el centrarse en la resolución de los problemas, el centrarse en las emociones y el centrarse conjuntamente en ambas. 

Resolución de problemas
Las personas que se centran en la resolución de los problemas son aquellas que creen que pueden controlar la situación de alguna manera, que pueden lograr resolverla y que hacen algo constructivo para conseguirlo. Buscan estrategias y hacen todo lo posible para hacer frente a la situación de la forma más satisfactoria posible.
Emociones
Las personas que se centran en las emociones no modifican la situación por no verse capaces de hacerlo o por no creer en su propia capacidad para conseguirlo. Se centran en los propios sentimientos acerca de sus pensamientos y conductas, aunque también se puede manifestar reprimiendo dichas emociones o alterándolas de manera ilusoria.

Algunas de las estrategias que han demostrado ser eficaces son las siguientes:

  1. Descubrir el lado positivo de la situación negativa: consiste en cambiar el enfoque y adquirir una nueva perspectiva de la vida, considerando que puede obtenerse algo bueno para uno mismo a la vez que aumentar la sensación de crecimiento personal.
  2. Desarrollo de fortalezas y transformación personal: el afrontamiento de situaciones y sentimientos adversos puede conducir a las personas a descubrir que incluso disponen de más recursos de los que en principio creían.
  3. Búsqueda de apoyo social: esta es una de las estrategias que ha demostrado ser más eficaz en la superación de las adversidades, hablar con otros acerca de una experiencia negativa no sólo sirve para afrontar el problema y verlo desde otra dimensión, sino que, en la mayoría de los casos además refuerza la relación.

La resiliencia: la capacidad de afrontar, construir y transformar

¿Cómo es posible que algunas personas logren combatir las dificultades y adversidades que la vida les plantea mientras que otras se sientes desbordadas ante los contratiempos más pequeños?

Una mujer víctima de violencia debe ser capaz de desarrollar esta capacidad, la resiliencia.

El término resiliencia proviene de la física y hace referencia a la capacidad de resistencia que tienen algunos materiales a la presión, tensión o impacto, pero que pueden volver a recuperar su estructura original siempre que se fuerce a ello. Este concepto se ha utilizado en otras áreas como la medicina o la psicología, siendo formulado de la siguiente manera: supone un proceso de crecimiento en el que la persona es capaz de afrontar, avanzar y transformarse después de haber sufrido una situación traumática.

Recuperar la libertad

El amor no es dominio. El amor es libertad.

Una de las primeras cuestiones sobre las cuales se debe trabajar es hacer consciente a la víctima de la situación en la que se encuentra y de su propia condición de víctima.

La pérdida de la libertad progresiva ha ido dejando menos margen de acción a la víctima, quien se ha ido encerrando cada vez más en una situación opresiva, ignorando los indicios negativos iniciales o basándose en el supuesto de que el agresor cambiará de actitud. Es así de esta manera que ha ido perdiendo su libertad progresivamente, lo cual incluye su capacidad de elección.

La libertad requiere conocimiento por parte de la víctima, además de comprensión de la realidad y la voluntad de poder actuar con total libertad.

Una mujer debe ser fuerte especialmente en el momento en el que ella tiene la mayor capacidad de elección, y esto es fundamental al comienzo de una relación, cuando las personas se encuentran en una fase de exploración mutua. En esta fase es importante detectar la capacidad de manipulación mental de la otra persona y el nivel de abuso psicológico que ya hemos visto en unidades anteriores.

Si hace indicaciones acerca de los amigos a los que puede ver o no, si es bueno que trabaje, si se refiere a su estabilidad mental, etc.

Es importante aclarar que ninguna medida de apoyo profesional psicológico, social o legal logrará que la mujer pueda superar una relación violenta si ella no llega a una conclusión muy íntima y personal: la de no tolerar más un trato indigno, injusto y que no merece. La mujer debe tener coraje para aceptar su condición y también que el agresor no la quiere.

La víctima debe decidir por sí misma

Nadie puede tomar estas decisiones por la víctima, debe tomarlas ella por sí misma y debe encarar la realidad tal como es, comprender que es intolerable que la maltraten y que el amor no consiste en esto, una persona que te quiere no te trata de la manera en que él lo hace (no admite justificación).
Ver Actividad Lo que vemos y no vemos de la violencia
 

Esta píldora formativa está extraída del Curso online de Afrontamiento e Intervención con Mujeres Víctimas de Violencia de Género.

Amplía tus conocimientos con el Curso Online de Afrontamiento e Intervención con Mujeres Víctimas de Violencia de Género

Puedes continuar ahora la formación matriculándote en el curso, o si lo prefieres, consultar nuestro catálogo con cerca de 400 actividades formativas acreditadas.

Benefíciate del crédito para formación bonificando el curso.

Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web y personalizar el contenido de los anuncios. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información