Menú de navegación

Las 4 "A" del Alzheimer hacen referencia a los trastornos neurológicos más característicos en Alzheimer.

AMNESIA

Trastorno que produce la pérdida de memoria, impidiendo la recuperación de información acontecida en los minutos y horas anteriores, lo cual supone una afectación en la memoria a corto plazo y la memoria reciente. Por el contrario, la memoria remota tarda más tiempo en verse afectada, por lo que generalmente las personas con Alzheimer son capaces de rememorar con detalle sucesos ocurridos años atrás.

Los fallos en la memoria están relacionados, además, con la imposibilidad de adquisición de nuevos aprendizajes ya que la persona es incapaz de recordar lo aprendido con anterioridad e incorporar nuevos dominios.

Las 4 "A" del Alzheimer - 5

Existen diversos tipos de amnesia:

  • Amnesia retrógrada: En este tipo de amnesia no se recuerda lo que sucedió antes de tener el trastorno.

Es el tipo de amnesia más conocida, y presenta las siguientes causas generales:

  1. Lesión en el hipocampo y otras estructuras cerebrales relacionadas con el lóbulo temporal: la lesión puede ser por causa de un traumatismo craneoencefálico, falta de vitamina B1 y consumo de alcohol o de sustancias tóxicas.
  2. Estrés: puede suceder que el paciente con amnesia haya vivido una situación de estrés con alta intensidad y que, a raíz de este acontecimiento se desarrolle amnesia retrógrada.
  3. Envejecimiento: según se avanza en edad se produce un deterioro cerebral progresivo que afecta a la capacidad de recuperación de los recuerdos.
  • Amnesia anterógrada: quien la padece no logra recordar lo que va sucediendo, es decir, no tiene memoria a corto plazo y olvida en unos segundos de lo que ha sucedido. Las personas que padecen esta amnesia no pueden aprender nada nuevo, no recuerdan los nombres de las cosas o personas que conocían antes del desarrollo del trastorno.

Destacan entre sus causas:

  1. Lesiones cerebrales como traumatismo craneoencefálico.
  2. Encefalitis.
  3. Problemas vasculares.
Ambos tipos de amnesia pueden presentarse de manera paralela, provocando la pérdida total de la memoria.

Otros tipos de amnesia:

  • Amnesia infantil: imposibilidad de recordar acontecimientos de la infancia.
  • Inducida por drogas: puede darse por consumo de drogas, esporádico o habitual, o por la administración pautada por facultativos médicos como parte de un tratamiento terapéutico.
  • Disociativa: es el tipo de amnesia que impide recordar sucesos que han sido especialmente traumáticos para la persona que los ha vivido.
  • De fuente: las personas que la padecen son capaces de recordar información concreta como la cara de una persona o un lugar, pero no puede identificar de qué conoce a esa persona, de dónde proviene o qué relación pueden tener con un determinado suceso.

AFASIA

Trastorno que afecta a la utilización y comprensión del lenguaje y que supone dificultades de expresión, comunicación, lectura y escritura.

Se produce una pérdida neuronal que afecta gravemente al funcionamiento normal del cerebro, alterando la capacidad de expresión y/o comprensión, y dificultando la comunicación al no encontrar las palabras adecuadas para expresar la información que se quiere transmitir (afasia amnésica).

Este trastorno incide también en la denominación de los objetos, por lo que suele ser común que, ante esta situación, la persona con Alzheimer utilice en exceso palabras como "esto" o "aquello" con la intención de reducir los efectos de esta afectación a la hora de comunicarse con otras personas.

Es habitual que la alteración de la expresión y comprensión no se produzca de manera paralela, pudiendo presentar alteraciones concretas más acentuadas durante largos periodos de tiempo.

La persona puede encontrar dificultades a la hora de denominar objetos de manera correcta, mientras que, al mismo tiempo puede mantener una buena capacidad lectora.

Las 4 "A" del Alzheimer - 6

Tipos de afasia comunes en personas con Alzheimer:

  • Afasia de Broca: alteración motora o expresiva. Se conserva la comprensión del lenguaje, pero, aunque la persona entiende lo que lee y oye, tiene dificultades para conversar de forma fluida, repetir oraciones, escribir o leer en voz alta.
  • Afasia de Wernicke: alteración sensitiva o de comprensión. Imposibilidad de comprender el significado de aquello que se le comunica.
  • Afasia global: alteración que combina la afasia de Broca y de Wernicke (motora, expresiva, sensitiva y de comprensión).
  • Afasias transcorticales motoras o sensitivas: afectación que se diferencia de las anteriores por el mantenimiento de la capacidad de repetición.

En fase inicial

Aunque en estados iniciales la persona conserva perfectamente el habla, se produce una mayor lentitud para seleccionar las palabras adecuadas.

La persona afectada:

  • Suele sentir bloqueo y frustración.

  • Utiliza silencios al comunicarse con otra persona.

En fase moderada

En esta fase se suele detectar con mayor claridad el trastorno de afasia. Se produce un aumento en los momentos de bloqueo y los silencios se prolongan.

La persona afectada:

  • Tiene dificultades para comprender lo que otra persona le quiere transmitir.

  • Se muestra inquieta e incómoda cuando otras personas intentan establecer un diálogo.

  • Utiliza parafasias, reemplazando unas palabras por otras.

A la "mesa" le dice "silla", o se produce un empleo de neologismos, inventando palabras nuevas.
  • Uso frecuente de palabras malsonantes que tienen su origen en el esfuerzo y frustración continua que supone intentar mantener una conversación.

  • Muestra tendencia al aislamiento.

En fases avanzadas

Se produce una pérdida importante del lenguaje que hace dificulta de manera significativa la comunicación con la persona que padece Alzheimer.

La persona afectada:

  • Utiliza un número muy reducido de palabras y las emite a través de murmullos y sonidos muy suaves en intensidad.

  • Aumenta el uso de "palabrotas" o palabras malsonantes.

  • Muestra una mayor alteración y se producen episodios de gritos.

  • Sufre una pérdida total en la comprensión del lenguaje verbal.

AGNOSIA

Trastorno vinculado a la percepción de los estímulos, el cual afecta al procesamiento sensorial que impide el correcto reconocimiento de personas, objetos, imágenes y olores.

Se trata de una alteración muy frecuente y uno de los trastornos más significativos para la persona afectada. Esta alteración impide el reconocimiento del mundo que le rodea, siendo, además, especialmente difícil para el entorno familiar ya que llega un momento en el transcurso de la enfermedad en el que el paciente deja de identificar a sus seres queridos.

La agnosia se suele hacer latente entre el final de la Fase II, correspondiente al estadio Intermedio o Moderado, y el principio de la Fase III, estadio avanzado. Supone la imposibilidad de que el cerebro reconozca las señales recibidas de imágenes, sonidos e incluso olores.

Las 4 "A" del Alzheimer - 7

Las diferentes agnosias se pueden dar de manera aislada o conjunta, siendo las más habituales:

  • Agnosia visual: suponen una gran dificultad debido a la imposibilidad de reconocer los objetos, lo que implica no poder identificar su utilidad, y como consecuencia se incrementa el nivel de dependencia de la persona con Alzheimer.
  • Agnosia acústica: conlleva no poder reconocer palabras y sonidos cotidianos como por ejemplo una melodía, un ladrido de un perro, o el sonido del timbre de la puerta.
  • Agnosias espaciales: dificultad para orientarse en lugares habituales y crear mapas mentales de zonas conocidas.
  • Agnosia al tacto, el gusto y el olfato: la mayor afectación de este tipo de agnosia tiene que ver con la imposibilidad de distinguir los alimentos que la persona ingiere, afectando, además, a la percepción de las distintas texturas, olores y sabores.

APRAXIA

Trastorno del sistema nervioso y cerebral que conlleva la pérdida de control en los movimientos voluntarios, coordinados y precisos previamente aprendidos.

La persona afectada pierde la habilidad para expresarse de manera corporal, mediante el uso de gestos, y manipular los objetos de manera adecuada.

La apraxia generalmente aparece en la Fase II, etapa Intermedia o Moderada, y conlleva una pérdida muy significativa de la autonomía de la persona por requerir de apoyo continuo para llevar a cabo funciones básicas como alimentase, vestirse, sentarse o desplazarse.

Las 4 "A" del Alzheimer - 8

Las apraxias más significativas en personas con Alzheimer son:

  • Apraxia ideatoria: la persona no comprende lo que tiene que hacer ni cómo debe hacerlo por lo que no es capaz de reproducir los movimientos corporales necesarios.

Ejemplo: La persona no comprende que debe limpiarse la comisura labial durante la comida por lo que no mueve las manos para coger la servilleta y levantar los brazos para limpiarse los labios.

  • Apraxia ideomotora: falta de control por una pérdida en la capacidad del movimiento. La persona entiende la función que hay que hacer y conoce los elementos, pero no es capaz de realizar la acción prevista.
La persona tiene grandes dificultades al colocarse los calcetines debido a que presenta importantes dificultades al agacharse.
  • Apraxia constructiva: conlleva dificultad al organizar el espacio y sus elementos, acompañada de la imposibilidad para planear o secuenciar las acciones.
Organizar objetos del cuarto de baño o buena colocación de la pasta dentífrica en el cepillo de dientes.
  • Apraxia del vestido: Dificultad para ponerse o quitar la ropa y seguir la secuencia u orden adecuado.
La persona con Alzheimer se coloca las prendas de ropa al revés, se pone el pantalón antes que la ropa interior o muestra dificultad para identificar en qué parte del cuerpo se utiliza una prenda en concreto.
Se puede entrenar la actividad de vestido procurando orientar a la persona sobre la zona del cuerpo donde corresponde a cada prenda, enseñar los movimientos necesarios para la colocación de estas, e incluso se puede hacer uso del entrenamiento por imitación.

Existen ejercicios dirigidos a disminuir los efectos de los trastornos de amnesia, agnosia, afasia y apraxia, que tienen por finalidad:

  • Mantener las capacidades el mayor tiempo posible.
  • Paliar las dificultades generadas.
  • Ralentizar el aumento de la dependencia.
  • Fomentar la autoestima de la persona afectada.
  • Aumentar su calidad de vida.

Las alteraciones contempladas en las 4 "A" del Alzheimer tienen una marcada relación entre ellas, lo que conlleva la afectación de las distintas capacidades de una manera permanentemente interconectada. Estos trastornos indicen de manera muy significativa en el estado psicológico de las personas afectadas, generando cambios anímicos y emocionales que deben ser considerados y analizados por las personas cuidadoras principales y el equipo médico con la intención de prevenir la aparición de cambios drásticos en el cuidado personal y el comportamiento social habitual.

Es necesario tener presente que las personas con Alzheimer son plenamente conscientes de las dificultades por las que atraviesan, sobre todo durante las etapas iniciales y tras el diagnóstico de la enfermedad, por lo que, el malestar y ansiedad generados ante la incertidumbre constante y creciente pueden derivar en alteraciones conductuales severas.

El rol de las personas cuidadoras principales, de tipo familiar o profesional, deberá dirigirse al acompañamiento, ejercitación y facilitación del bienestar de la persona enferma, respetando y dando validez a su situación emocional a la vez que se proporciona el tiempo necesario para que pueda llevar a cabo de manera independiente funciones de pensamiento, expresión o movimiento.

Aspectos relevantes de la enfermedad
Ver Actividad Manifestaciones más significativas en enfermedad de Alzheimer

 

 

Esta píldora formativa está extraída del Curso online de Alzheimer: Atención Integral.

¿Te gusta el contenido de esta píldora de conocimiento?

No pierdas tu oportunidad y ¡continúa aprendiendo!

ADR Formación

ADR Formación utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies