Tu portal de
formación online
United States

Infórmate
Inicio » Catálogo » Curso de Prevención de Riesgos Psicosociales » TIPOS DE RIESGOS PSICOSOCIALES.

Curso de Prevención de Riesgos Psicosociales

TIPOS DE RIESGOS PSICOSOCIALES.

    Vamos a iniciar este punto recordando la legislación, más concretamente los artículos 4 y 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (31/95), en la cual, una de sus partes, en relación con los riesgos psicosociales, nos indica:

    “Cualquier posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño en su salud física o psíquica derivado bien de la inadaptación de los puestos, métodos y procesos de trabajo a las competencias del trabajador -artículo 15.1 d) LPRL- bien como consecuencia de la influencia negativa de la organización y condiciones de trabajo, así como de las relaciones sociales en la empresa y de cualquier otro “factor ambiental” del trabajo -letra g)-”.

    Ya hemos conocido gran parte de los factores que influyen en los riesgos psicosociales, por lo que en el presente apartado hablaremos de los riesgos derivados de esos factores, y de las consecuencias que pueden acarrear.

    Hemos de tener presente que lo que se va a comentar a continuación tiene una dimensión determinada, ya que los continuos cambios sociales, tecnológicos y en otros campos, hacen que continuamente se den a conocer nuevos riesgos relacionados con aspectos psicosociales.

                                       

    Hoy en día, existen miles de riesgos, por lo que vamos a indicar los más conocidos y peligrosos, teniendo en cuenta que actualmente el porcentaje de trabajadores que ha sufrido o sufre alguno de ellos es elevado y no deja de crecer.



Satisfacción laboral.

    Se trata del “grado de bienestar experimentado por el trabajador con motivo de su trabajo”.

    La insatisfacción conllevará una actitud negativa ante el trabajo, así como una falta de motivación.

    La satisfacción está relacionada directamente con las necesidades del individuo, donde podemos encontrar diversas teorías.

    Las más importantes son la de Hezrberg y la de Maslow.

    Por un lado la teoría de Hezrberg o teoría de los dos factores, nos explica la existencia de dos tipos de factores importantes, por un lado los extrínsecos también llamados “de higiene”, según en los cuáles se producen efectos negativos en el trabajo si no son satisfechos, pero si por otro lado sí son satisfechos, no producen satisfacción por sí mismos.

    Por otro lado nos encontramos con los factores intrínsecos al trabajo o “motivadores”, según los cuales, si son satisfechos, el trabajador estará más motivado y desempeñará mejor sus labores.

                               

    La teoría más conocida, es las de las necesidades de Maslow (necesidades básicas, de seguridad, sociales, autoestima, autorrealización), a medida que vamos cubriendo una necesidad, pasamos a la siguiente, si tenemos comida y techo, queremos un trabajo y a ser posible fijo, si conseguimos tener comida, techo, trabajo, algo de dinero… buscaremos mejores relaciones sociales, poder, éxito, reconocimiento, etc.

    Así hasta llegar a la autorrealización.

    Si la diferencia entre, lo que una persona necesita o desea y lo que realmente tiene es muy grande, la insatisfacción no tardará mucho en llegar.

    Las consecuencias de la insatisfacción pueden ser varias; accidentes, desanimo, depresión, desinterés, falta de motivación, empeoramiento en las relaciones sociales, reducción progresiva de la productividad, empeoramiento del estado físico, posibles adicciones, etc.

                                           

    Normalmente suele ser un riesgo que va unido a otros, es decir, la insatisfacción está relacionada con la falta de autonomía, libertad, organizaciones autoritarias y despersonalizadas.

    Por todo ello es común que se sumen variables relacionadas con el estrés, mobbing o burnout.



Estrés laboral.

    Según la Real Academia de la Lengua Española, el estrés es “La tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves.”

    También podemos definirlo como “El estado físico y psíquico generado por un agente agresivo que produce alteraciones orgánicas y anímicas en el trabajo.”

    De forma genérica nos gustaría quedarnos con la idea de que el estrés es un desajuste que tiene su origen en la falta de respuesta correcta por parte del trabajador a su entorno, en un espacio temporal determinado y razonable, lo que conlleva sufrimiento y deterioro en la salud de esa persona.

    Pensemos que biológicamente el estrés está siempre con nosotros, el problema acontece cuando hay un descontrol y una elevada implicación de factores negativos, que se produce cuando, la tensión o presión que sufre el trabajador, resulta excesiva y es continua, durante mucho tiempo.

                                   

    Especificando un poco más diremos que se trata de un desequilibrio en el trabajador a causa de la interacción de diversas magnitudes:

  • Desequilibrio ante las demandas provenientes del trabajo y las capacidades del trabajador para afrontar estas demandas.
  • Desequilibrio ante las necesidades, aspiraciones y expectativas del trabajador y la imposibilidad de satisfacerlas a través de la puesta en práctica de sus capacidades.
  • Desequilibrio entre las necesidades, aspiraciones y expectativas del trabajador y la imposibilidad de satisfacerlas a través del trabajo ofertado por la organización.

    El estrés conlleva procesos psicosomáticos negativos de mayor nivel que la insatisfacción laboral, efecto de los desajustes entre las demandas internas o externas y las capacidades del trabajador.

    Podemos observar que su relación con la satisfacción, como muchos riesgos psicosociales, es evidente.

    Como bien sabemos y podemos recordar, nos podemos encontrar con varios tipos de estresores, los más comunes son: medio ambientales (iluminación, ruido, temperatura…) relacionados con la tarea (autonomía, responsabilidad, ritmo de trabajo…), con la organización (estilos de liderazgo, gestión, tipos de comunicación…), o con las características individuales (edad, forma física, salud, experiencias…).

    Las consecuencias igualmente pueden ser variadas, por un lado físicas (problemas cardiacos, gastrointestinales, respiratorios, sexuales…), por otro psicológicas (trastornos del sueño, alimenticios, ansiedad…) y también para la organización (ambiente laboral deficiente, aumento en el número de bajas y absentismo, accidentes…).

                                               

    Nuevamente los factores relacionados con el estrés se pueden unir a otros riesgos, como los que implican al mobbing, burnout, etc.



Si desea obtener un acceso sin restricciones a los contenidos del curso de Prevención de Riesgos Psicosociales y disfrutar de todas las herramientas del aula virtual (Videos explicativos streaming, acceso a los foros, chat, ejercicios resueltos, la ayuda del tutor, audioconferencia, estudio de grabación, test y actividades de autoevaluación, etc...) puede inscribirse completamente gratis y comenzar a realizar de forma inmediata el curso.