Menú de navegación

Knowledge Administración Pública Habilidades en la Administración Pública

Usos sexistas en la comunicación

El lenguaje con el que nos comunicamos debe evitar cualquier discriminación, sea del tipo que sea. La discriminación es un trato diferente y perjudicial que se da a una persona por motivos de raza, sexo, ideas políticas, religión, etc. Ya hemos visto que nuestra lengua tiene algunas particularidades que complican la adopción del lenguaje inclusivo, como por ejemplo que el género masculino englobe al femenino, pero también es cierto que, a día de hoy, perviven en nuestra comunicación usos sexistas, por lo que toda la comunidad ha de estar implicada en erradicarlos. 

Este cambio en nuestra comunicación implicará un esfuerzo conjunto ya que todavía hay muchas resistencias para este cambio. A pesar del esfuerzo normativo que se ha venido realizando, la comunicación sigue desarrollándose bajo el sesgo discriminatorio que invisibiliza a la mujer en la aportación y participación social. Hay ciertas resistencias a la hora de utilizar sustantivos neutros y desdoblamiento lingüístico e incluso hay cierto rechazo a las formas femeninas en las profesiones. La comunicación, ya sea oral, escrita o visual, está sometida a usos de sesgos discriminatorios que moldean nuestra percepción de la realidad a través de unos patrones de uso común.

Sexismo: Discriminación de las personas por razón de sexo.

A continuación se exponen los usos sexistas más frecuentes (y ejemplos de los mismos) con su correspondiente propuesta de corrección subrayada.  

Utilización del sustantivo masculino como norma de inclusión en ambos sexos

Uso del sustantivo masculino para referirnos tanto a hombres como a mujeres.

  • En lugar de el docente, el investigador, el administrativo, el vigilante, etc. 
  • Utilizamos personal docente, personal investigador, personal administrativo, personal de vigilancia, etc.

Uso habitual de términos pretendidamente inclusivos:

  • En lugar de: todos, nosotros, etc.
  • Utilizamos: todas las personas presentes, el público presente, etc.
Salto semántico 

Uso de vocablo masculino con apariencia de genérico (inclusión de hombres y mujeres) que revela, en la misma construcción semántica, su valor como específico (solo hombres).

  • En lugar de: Los administrativos prefieren la formación presencial y las mujeres optan por la formación on line. 
  • La formación presencial es preferida por los funcionarios administrativos mientras que las funcionarias administrativas optan por la formación.
  • Las administrativas prefieren la formación on line mientras que sus compañeros prefieren la formación presencial.
Asimetría en el tratamiento

Distinto tratamiento de las personas en razón de su sexo, aun teniendo la misma jerarquía.

  • El señor Ferrer acompañado de la señorita Vélez, acudirá a la reunión.
  • El señor Ferrer y la señora Vélez acudirán a la reunión.

Tratamiento de falsa cortesía que minimiza la presencia de la mujer y su aportación a la sociedad.

  • La chica compañera del Secretario me ayudó en mi solicitud. 
  • La funcionaria/administrativa/técnica compañera del Secretario me ayudó en mi solicitud.
Uso arbitrario del orden de aparición

No mantener el orden alfabético o el de jerarquía profesional cuando aparecen ambos sexos.

  • El administrativo y la jefa del servicio presentaron el informeDeclaración de juicio de un órgano administrativo, persona o entidad pública o privada sobre las cuestiones de hecho o de derecho que sean objeto de un procedimiento administrativo.
  • La jefa del servicio y el administrativo presentaron el informe.

Mantener la anteposición del masculino al femenino en todo el texto. La solución sería alternar el orden. 

  • Los alumnos y alumnas de primer curso asisten a las jornadas de bienvenida. Los alumnos y alumnas pueden consultar sus dudas.
  • Los alumnos y alumnas de primer curso asisten a las jornadas de bienvenida. Las alumnas y los alumnos pueden consultar sus dudas.
Duales aparentes y vocablos ocupados

Duales aparentes son palabras que varían su significado según se aplique a un sexo o a otro detectándose, especialmente, en aquellas que designan cargos o profesiones cuyas formas femeninas son "vocablos ocupados" con una connotación negativa o inferior respecto a su forma femenina.

La secretaria salió a fotocopiar mientras el Secretario del centro iniciaba la sesión. 
Secretaria = administrativa, puesto subordinado.
Secretario = cargo representativo.

La administrativa salió a fotocopiar mientras el secretario del centro iniciaba la sesión.

Uso del término mujer como aposición redundante

Se destaca la condición sexuada de las mujeres por encima de otras características pertinentes al asunto.

Las mujeres investigadoras expusieron sus puntos de vista. 
Las investigadoras expusieron sus puntos de vista.  

Femenino en profesiones

El femenino en profesiones

El género femenino en una profesión, cargo o actividad se emplea cuando este esté desempeñado por una mujer siempre que sea posible, gramatical y morfológicamente (carnicero/carnicera, maestro/maestra). Eso incluye profesiones que la mujer no había desempeñado tradicionalmente, por lo que debemos guiarnos por los mecanismos morfológicos para su formación y empleo.

Tal como explica la RAE en la Nueva Gramática de la Lengua Española (NGLE) (2.6l), el rechazo a ciertas formas femeninas puede tener más bien razones sociales, como la preferencia de los hablantes de ciertas profesiones, áreas lingüísticas, etc. En español, la mayoría de las profesiones pueden y deben usarse en femenino, ya tengan flexión de género (el médico/la médica, el abogado/la abogada), o ya sean comunes en cuanto al género (el periodista/la periodista).

Ver Actividad Resuelve el crucigrama de profesiones.

Para impulsar este cambio en la percepción de la realidad se han elaborado, desde diferentes instancias, documentos que recomiendan el uso igualitario de la lengua.

Manual de estilo de lenguaje administrativo
Así el Ministerio para las Administraciones públicas edita en 1991 el Manual de estilo de lenguaje administrativo con la inclusión del capítulo «Uso no sexista del lenguaje administrativo».
Informe sobre el lenguaje no sexista en el Parlamento Europeo
De la misma manera el «Informe sobre el lenguaje no sexista en el Parlamento Europeo» tiene la finalidad de evitar opciones léxicas que puedan interpretarse como sesgadas, discriminatorias o degradantes al implicar que uno de los dos sexos es superior al otro, ya que, en la mayoría de los contextos, el sexo de las personas debería ser irrelevante. Este informe incluye orientaciones específicas para el español. 
Ley Orgánica de Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres
En este mismo sentido el artículo 14.11 de la Ley Orgánica de Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres señala, como un criterio general de actuación de los poderes públicos, la implantación de un lenguaje no sexista en el ámbito administrativo y su fomento en la totalidad de las relaciones sociales, culturales y artísticas. 
Ley 9/2003, de 2 de abril, de la Generalitat
El lenguaje no sexista en los escritos administrativos es uno de los objetivos de la Ley 9/2003, de 2 de abril, de la Generalitat, por la Igualdad entre Mujeres y Hombres que establece en su art. 48 la puesta en marcha de los medios necesarios para que toda norma o escrito administrativo respeten en su redacción las normas relativas a la utilización de un lenguaje no sexista.
Igualdad, lenguaje y Administración: propuestas para un uso no sexista del lenguaje
Fruto de esta perspectiva igualitaria es el manual Igualdad, lenguaje y Administración: propuestas para un uso no sexista del lenguaje de la Conselleria de Bienestar Social (Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas). Se reconoce así­ la responsabilidad de los Poderes Públicos en el uso inclusivo e igualitario del lenguaje que, por otro lado, ya se había observado como una estrategia de calidad en la comunicación con la ciudadanía.
Orden de 22 de marzo de 1995 y RD 1002/2010
En el ámbito universitario es de especial relevancia la Orden de 22 de marzo de 1995 por la que se adecúa la denominación de los títulos académicos oficiales a la condición masculina o femenina de quienes los obtengan. Se mantiene esa referencia a la condición personal —se es graduada o graduado, diplomado o diplomada, licenciada o licenciado, etc.— en el RD 1002/2010, de 5 de agosto, sobre expedición de títulos universitarios oficiales
 

Esta píldora formativa está extraída del Curso online de Desarrollo de Competencias de Comunicación Escrita.

¿Te gusta el contenido de esta píldora de conocimiento?

No pierdas tu oportunidad y ¡continúa aprendiendo!

ADR Formación

ADR Formación utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies