Menú de navegación

Un comportamiento muy extendido con respecto a las emociones, es que solo les hacemos caso cuando ya se han convertido en un problema, como conflictos personales, ansiedad o depresión. Cuando las emociones se han acumulado tanto, que nos impiden seguir con nuestras actividades diarias o conllevan pérdidas personales, como por ejemplo el deterioro de relaciones, es entonces cuando paramos o buscamos ayuda.

Sin embargo, son parte de nuestro día a día y tenemos que aprender a convivir con ellas, incluso a usarlas a nuestro favor, ya que pueden aportarnos información muy útil.

Porque las emociones, por muy desagradables que sean, siempre están intentando ayudarnos a adaptarnos, lo que pasa es que si no las entendemos ni tenemos herramientas de gestión emocional, lo normal es evitarlas, reprimirlas o explotar.

Video ¿Qué son las emociones?

Veamos la explicación que la psiquiatra Marian Rojas Estape hace en su libro Como hacer que te pasen cosas buenas sobre cómo interpretamos esas señales externas:

Tras recibir una señal del exterior reaccionamos e interpretamos la realidad dependiendo de tres factores:

Nuestro sistema de creencias

Nuestras ideas sobre el mundo y sobre nosotros mismos nos predisponen ante las circunstancias externas.

Nuestro estado de ánimo

No percibimos las señales igual cuando estamos teniendo un mal día que cuando estamos teniendo un buen día, cuando hemos descansado bien que cuando no hemos podido dormir, etc.

Nuestra capacidad de atención y percepción

Nuestra interpretación será diferente si somos capaces de redirigir nuestra atención para salir de los comportamientos automáticos y poder ampliar nuestra perspectiva de lo que está pasando.

Tras esa interpretación el cuerpo responderá en modo alerta o en modo protección (estoy seguro o percibo peligro), afectando a la mente y al organismo.

Esto explica como ante un mismo hecho, cada persona puede responder de manera completamente diferente, dependiendo de la interpretación que pueda hacer de lo que está pasando.

Veamos un ejemplo cotidiano, paso a paso.

Señal

Vemos que llegamos tarde a una reunión.

INTERPRETACIÓN

Peligro de poder causar una mala impresión.

EMOCIÓN

Miedo y angustia.

RESPUESTA FÍSICA

Sudoración, aumento de la frecuencia cardiaca, aceleración mental, temblor.

ACTITUD

Correr hacia el lugar de la reunión.

Las emociones son nuestro sistema de orientación natural y nos aportan información sobre nuestra relación con el entorno, por eso no son ni positivas ni negativas, pueden ser agradables o desagradables, pero todas son útiles.

Eso sí, dependiendo de nuestras competencias emocionales, nos pueden ayudar o nos pueden dificultar aún más algunas situaciones.
 

Esta píldora formativa está extraída del Curso online de Aprende a Emocionarte.

¿Te gusta el contenido de esta píldora de conocimiento?

No pierdas tu oportunidad y ¡continúa aprendiendo!

ADR Formación

ADR Formación utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies