Menú de navegación

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que dificulta nuestra capacidad para leer debido a problemas en la identificación de los sonidos del habla y comprender la relación con las letras y palabras. Las personas con dislexia tienen una inteligencia y visión normal y, aunque no es una enfermedad que pueda curarse se puede trabajar y mejorar los resultados. Parece estar relacionada con ciertos genes que afectan la forma en la que el cerebro procesa la lectura y el lenguaje, y con factores de riesgo presentes en el entorno.

La dislexia puede ocasionar alguna complicación vinculada a:

  • Problemas de aprendizaje debido a los problemas de lectura que le sitúa en desventaja respecto a sus compañeros. Pero con trabajo duro no tiene porque ser un hándicap determinante.
  • Problemas sociales debido al a baja autoestima, problemas de conducta, de ansiedad y de relaciones con su entorno.

Como hemos visto, las personas con dislexia suelen tener problemas para leer con fluidez. Leen despacio y con errores. Eso puede afectar la comprensión de lo que leen. Sin embargo, no tienen dificultad para entender el texto cuando otras personas se los leen.

Aunque entran en juego múltiples causas existen factores de riesgo para tener dislexia como antecedente familiares, nacimientos prematuros o de bajo peso o exposición a nicotina, drogas o alcohol durante el embarazo.

La dislexia también puede causar problemas con otras habilidades, incluyendo:

  • Comprensión de la lectura
  • Ortografía
  • Escritura
  • Matemáticas

En muchas ocasiones es complicado reconocerlo y no es hasta edad adulta cuando se identifica, pero sí que hay signos que nos evidencian de este posible problema. Vamos a verlos por etapas:

 

Infancia

Niñez

Adolescentes y adultos

Síntomas

1. Les cuesta comenzar a hablar.

2. Aprenden palabras más lentas.

3. Tienen problemas a la hora de formar palabras.

1. Nivel de lectura por debajo.

2. Problemas para procesas y comprender.

3. Dificultad para expresarse

4. Problemas para pronunciar palabras desconocidas o deletrearlas.

1. Dificultad para leer.

2. Pronunciación incorrecta.

3. Problemas para comprender bromas o frases hechas.

4. Dificultad para resumir una historia.

5. Problemas para memorizar.

Los rasgos más característicos de la dislexia en los procesos de enseñanza y aprendizaje los podemos dividir en tres bloques:

1. En la comunicación oral

  • Necesidad de repetir varias veces la información específica, tecnicismos, números u otro tipo de datos concretos, que no afectan a la comprensión global del discurso, pero sí a la especificidad técnica del mensaje.
  • Utilización de borradores constantemente e incluso con palabras simples debido a que cuesta retener la información en un primer momento (memoria de trabajo).
  • Necesidad de corroborar la idea o el tema principal del que se está hablando.

2. En la lectura

  • Evita leer, escribir o hacer cálculos matemáticos.
  • Sensación de fatiga ante las tareas de lectura.
  • Lentitud y poca precisión en la lectura.
  • Escasa comprensión lectora que decrementa cuando el léxico es técnico o poco frecuente.

3. En la escritura

  • Dificultad para trasladar el pensamiento oral a escrito al redactar un texto, organizar ideas y estructurar el contenido.
  • Dificultad en el acceso al vocabulario. Cambios en el léxico, una palabra por otra referente a objetos, conceptos y/o personas.
  • Faltas de ortografía, sustituciones, inversiones y omisiones.
  • Dificultad para encontrar y corregir una palabra que está mal escrita.
  • Emplea mucho tiempo para transcribir apuntes.
  • Redacción pobre, sin utilizar signos de puntuación o colocando estos en lugares incorrectos.
  • Falta de cohesión entre las ideas.

 

La dislexia
 

Esta píldora formativa está extraída del Curso online de Lectura Eficaz.

¿Te gusta el contenido de esta píldora de conocimiento?

No pierdas tu oportunidad y ¡continúa aprendiendo!

Política de privacidad

ADR Formación utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies