Cómo tutorizar un curso on line

Autor: Judith Perlmuter

El éxito de una acción formativa on line, depende de cuatro cuestiones fundamentales:

  • Contar con contenidos de calidad.
  • Trabajar sobre una plataforma adecuada.
  • Un correcto seguimiento y supervisión de la acción.
  • El trabajo del tutor.

Si partimos de la base de que los primeros tres elementos son adecuados, el "buen hacer" del tutor suele ser determinante para conseguir unos excelentes resultados en cada impartición.

¿Cuáles son las principales labores del tutor durante la impartición?

  • Responder las tutorías que platea el alumnado y corregir sus actividades prácticas.
  • Dinamizar el grupo.
  • Informar al alumnado.
  • Realizar el seguimiento de los avances del grupo.

Responder las tutorías y corregir las actividades prácticas

El principal trabajo del tutor es responder las tutorías y corregir los trabajos de los alumnos. La clave está en dar respuestas efectivas, que solucionen los problemas y despejen las dudas.

Es importante que las respuestas sean rápidas ya que de este modo el alumno sentirá que el tutor está pendiente de él. Para conseguir esto es preciso conectarse varias veces al día y sobre todo aprovechar a conectarse en los picos de conexión de los alumnos. Son muy útiles las alertas de nueva tutoría que se pueden configurar desde el panel de tutor.

Las respuestas deben ser amables, hay que mimar mucho al alumno. Debemos tener siempre presente que el estudio on line es bastante "solitario" y que requiere una dosis de fuerza de voluntad importante. Por tanto es fundamental que los alumnos sepan que no están solos en este proceso y que pueden contar con su tutor en todo momento.

La presentación del tutor debe ser amigable, con foto y breve currículum. Hay que "ponerle cara" al tutor para hacerlo más cercano.

La corrección de las actividades prácticas es fundamental. El tutor debe dar feedback destacando todos los aspectos positivos y los mejorables del trabajo del alumno.

Antes de responder a las tutorías, es una buena práctica leer las conversaciones anteriores para dotar a la tutoría de un carácter más humano. Hay que interesarse por las cuestiones que nos comentó previamente el alumno, relativas tanto a la formación como a otros temas.

Con respecto a los fines de semana, el alumno entiende que no se respondan tutorías durante el mismo, pero del mismo modo agradece en gran medida si se responden. Si el tutor tiene disponibilidad y quiere responder las tutorías los fines de semana, con una conexión diaria sería suficiente. En caso de no responder tutorías los fines de semana sería una buena práctica dejar respondidas todas las del viernes y responder las tutorías del fin de semana el domingo por la noche o el lunes por la mañana.

Dinamizar el grupo

Es muy importante que el alumno no se sienta solo, para ello el tutor debe estar presente y potenciar el contacto, utilizando las distintas herramientas de la plataforma: avisos, comunicación vía correo o sms, tutorías personalizadas, eventos programados o webinars...

Los avisos dinamizan el curso por lo que es importante ir poniendo avisos de interés para el alumnado.

El tutor debe revisar periódicamente el foro y las actividades colaborativas del curso, participando al máximo y proponiendo cuestiones de interés.

Del mismo modo es importante mantener viva la sección de Recursos, incorporando continuamente nuevos enlaces y material adicional.

Informar al alumnado

El tutor es el referente más cercano y directo para informar al alumno con respecto a cuestiones relacionadas con el curso.

El tutor debe ser un buen conocedor del uso de la plataforma y responder de la manera más efectiva las dudas plateadas con respecto a su uso.

En la medida de lo posible intentará resolver los problemas técnicos que surjan y si no es posible, remitirá al alumno al departamento de soporte técnico de la plataforma..

Es importante que el tutor tenga información de primera mano de la logística del proyecto formativo. Esta información deberá proporcionarla el coordinador de formación y deberá ser fácilmente accesible por el tutor en todo momento.

Realizar el seguimiento de los avances del grupo

El tutor debe hacer uso de las herramientas de comunicación para interesarse por los alumnos que no llevan un progreso adecuado. De este modo intentará potenciar la motivación en la realización de los cursos y así conseguir que el grado de abandono sea mínimo.

Herramientas para la mejora continua

Pero como no solo hay que hacerlo muy bien sino que también hay que demostrarlo, debemos en todo momento contar con tecnología que nos permita facilitarle el trabajo al tutor, así como también evaluarlo para, en todo momento garantizar que se cumplen los objetivos de calidad. Así es como desde ADR Formación contamos con herramientas como:

  • Aviso de nueva tutoría para el tutor: vía SMS o correo electrónico.
  • Encuestas de Seguimiento y Finalización: permiten en todo momento durante la convocatoria, verificar el grado de satisfacción del alumnado para poder tomar medidas correctivas a tiempo si fuese necesario.
  • Supervisión tutorías: permite establecer en qué tiempo se contestan las tutorías y controlar que se cumpla el tiempo mínimo de respuesta.
  • Métricas para controlar los tiempos de conexión de los tutores, especialmente para los alumnos bonificados.

Como hemos visto, el trabajo del tutor es fundamental y determina en gran medida el éxito de la impartición del curso. Por tanto, debe contar con herramientas que le permitan realizar su trabajo con la máxima calidad y de manera productiva.

El tutor guía en todo momento al alumnado, haciendo más humano un proceso formativo que de otro modo resultaría frío y despersonalizado.

Suscribete a nuestro boletín

Recibirás información detallada de nuestras ofertas, noticias, etc.

Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web y personalizar el contenido de los anuncios. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información