Entrar al aula
×

Consejos generales de búsqueda en Internet

Lo primero es definir bien el objetivo de la búsqueda.

 

Es una búsqueda totalmente distinta la de la 'Asociación Española de Cardiología' (que tiene una única respuesta, y se tratará de encontrarla en el menor tiempo posible) que la de 'Seguridad en Internet' (que nos devolverá un conjunto de páginas relacionadas con ese tema, e interesará buscar las más significativas, sin recibir una gran cantidad de páginas como respuesta abrumadora).

Estrategias y tácticas de búsqueda.

 

Hay que tener claro el tiempo que queremos o podemos dedicar a una determinada búsqueda. Por ejemplo, plantear una búsqueda dirigiéndote a los grupos de discusión puede ser eficaz pero lento; en cambio utilizar un buscadorUn buscador es un tipo de software que crea índices de bases de datos o de sitios web en función de los títulos de los ficheros, de palabras clave, o del texto completo de dichos ficheros. El usuario conecta con un buscador y especifica la palabra o las palabras clave del tema que desea buscar. El buscador devuelve una lista de resultados presentados en hipertexto, es decir que se pueden pulsar y acceder directamente al fichero correspondiente. puede ser más rápido pero menos eficaz.

No todo es Internet.

 

Depende del tipo de información que busquemos, será conveniente utilizar fuentes Internet y no Internet. Pero también para esto se puede encontrar ayuda en Internet ya que existen algunos buscadores (http://www.minube.com/ por ejemplo) que incorporan enlaces a fuentes que no están en Internet.

En Internet no todo es la Web.

 

Aparte de en la Web, se puede buscar en los grupos de Google o en las listas de distribución (una lista de distribución es una lista de direcciones electrónicas que se usa para enviar ciertos mensajes o anuncios con un contenido de interés general para todos los miembros de la lista).

Una diferencia de cara a la búsqueda de información es que mientras en las news, aparte de ver las preguntas y respuestas planteadas por otros, también podemos plantear nuestras propias preguntas; en cambio en las listas de distribución son uno o varios propietarios de la lista los que distribuyen la información de forma centralizada.

Sobre todo si la búsqueda es compleja.

 

Combinar varios buscadores (genéricos, especializados, directorios, sectoriales, regionales, etc.).

Hay partes de la Web que no están accesibles a través de los buscadores. Se calcula que, como mucho, está en los buscadores el 20 % de las páginas de la Web (en febrero de 2006 Google acaba de sobrepasar los 9000 millones de páginas indexadas; ahora ya no informa de este número).

Esta parte que no está accesible a través de los buscadores se llama Internet invisible. Como curiosidad, existe una página en Internet que es http://www.pepe-rodriguez.com/Anuncios_links/Links_bases_datos.htm que tiene acceso a una gran cantidad de enlaces a bases de datos públicas, con datos que no se suelen encontrar en los buscadores.

Leer las páginas de ayuda.

 

Una recomendación interesante es leer las páginas o indicaciones de ayuda de los buscadores. A veces se consigue en poco tiempo dominar la mayor parte de las posibilidades del buscador y ahorrar mucho tiempo en las búsquedas a realizar.

Tener en cuenta las páginas personales.

 

Una de las cosas más interesantes que ha posibilitado Internet es que millones de personas, casi siempre de forma desinteresada, han depositado en él mucha información de su interés que, a su vez, puede servir a otras personas.

Guardar los enlaces interesantes encontrados.

 

Todos los enlaces significativos que encontremos es conveniente guardarlos en los Favoritos (o en los Marcadores del Mozilla). Una de las razones es que hemos invertido tiempo para llegar a éllos (en algunos casos demasiado) y otra es que realmente es difícil encontrar los mejores enlaces que hay sobre los diferentes temas.

Hay muchas páginas que recopilan enlaces, algunas muy buenas y completas. Un ejemplo puede ser http://www.mundoenlaces.com.

La relación de Favoritos también puede guardarse en Internet: hay páginas (como http://www.mybookmarks.com/) que permiten registrarse y almacenar los favoritos en Internet y poder acceder a ellos desde cualquier navegador, simplemente introduciendo el nombre de usuario que hayamos definido con su contraseña. La página indicada está en inglés.

La más importante de las páginas en la que se pueden almacenar los enlaces a las páginas encontradas es https://del.icio.us/ (si utilizamos el navegador Firefox hay una extensión para poder introducir fácilmente los enlaces en este servicio).

Seleccionar las fuentes de la información.

 

No se puede creer todo lo que hay en Internet, es preciso valorar las fuentes de toda la información que se nos suministra. Tener en cuenta que, por ejemplo, si buscamos una información con Google, éste buscador se limita a hacer de intermediario entre las personas o empresas que han volcado sus páginas en Internet y nosotros; es muy fácil publicar en Internet y cualquiera lo puede hacer (hay páginas que por medio de un asistente te permiten introducir tu o tus páginas y publicarlas) por lo que hay que ser cauteloso porque nadie revisa la veracidad de esa información, somos nosotros. En Internet, como en el resto de los medios de difusión, se producen bulos ('hoaxBulo. Término utilizado para denominar a rumores falsos, especialmente sobre virus inexistentes, que se difunden por la red, a veces con mucho éxito, causando al final casi tanto daño como si se tratase de un virus real.') de muchos tipos: es preciso estar atento para no caer en ninguno de ellos.