Entrar al aula
×

Criterios ortotipográficos: uso de las mayúsculas

La palabra ortotipografía deriva de la combinación de los términos ortografía (forma correcta de escribir las palabras y de emplear los signos de puntuación) y tipografía (técnica de imprimir textos). La ortotipografía es el conjunto de reglas relativas a la presentación de los textos.

La naturaleza de los textos administrativos impone que su canal obligado de transmisión sea el escrito (Castellón, 1998: 28). Se puede decir que no existe una norma hasta tanto no figura como texto escrito. Su forma escrita es consustancial a su propia realidad y vigencia.

Lo más frecuente es el empleo anómalo de los signos de puntuación y de las mayúsculas. Heraclia Castellón (1998: 29) subraya que la anomalía grafémica más caracterizadora del discurso administrativo consiste en no separar los distintos párrafos por medio del punto. En cuanto al respeto o no de las normas ortográficas, lo que más llama la atención es la abundancia de las mayúsculas:

Algunas dificultades e incorrecciones en la ortotipografía

{:} Dos puntos

Pausa que no supone el fin del mensaje, pues da lugar a su continuación. Después de los dos puntos se escribe con minúscula, salvo que comience una cita textual (entrecomillada).

Palabras que deben evitarse ante los dos puntos

Preposición, conjunción o adverbio. Para hacer una enumeración en línea aparte, antes de colocar los dos puntos, no debe terminarse nunca con una preposición, una conjunción o un adverbio.

  • *Para consultar toda esta información se puede acceder a:
  • Para consultar toda esta información se puede acceder a través de los canales siguientes:
En las enumeraciones, tras los dos puntos
Debe encabezarse cada frase de la misma manera. Es decir, para respetar la coherencia textual, o con verbos o con nombres:
Fórmulas de saludo en cartas y documentos

No se escribe coma, sino dos puntos tras las fórmulas de saludo:

          *Querida Raquel, ¿cómo estás? (costumbre anglosajona)

          Querida Raquel:
          ¿Cómo estás?

En los textos administrativos se colocan dos puntos después del verbo

Como recuerda la OLE10 (3.4.4.2.7.b), después del verbo que presenta el objetivo fundamental del documento y se escribe con todas sus letras en mayúsculas, la primera palabra del texto que sigue a este verbo se escribe siempre con inicial mayúscula y el texto forma un párrafo aparte:

Lo mismo ocurre tras gerundios como considerando o resultando:

{/} Barra diagonal

Indica partición o división. No se debe utilizar en sustitución del guion en nombres o términos compuestos. En algunos casos (OLE10: 426) equivale a de (por su valor preposicional): Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, etcétera. En este uso se escribe sin separación alguna de los signos gráficos que une. También se emplea para indicar la existencia de dos o más opciones posibles entre las que se establece una oposición o una relación de alternancia u opcionalidad:

  • Querido/a amigo/a (querido amigo o querida amiga).
{…} Puntos suspensivos
Pausa provocada por duda o sorpresa. Son siempre tres. Si un enunciado acaba en puntos suspensivos, no necesita punto final. Tampoco podrá ir seguido de la palabra etcétera.

Uso de las mayúsculas

Regla general

Letra inicial mayúscula siempre para los nombres propios y para la primera palabra que sigue al punto. También cuando sigue al signo de interrogación (?) y al de exclamación (!), siempre que no lleven coma. Llevan tilde siempre que les corresponda. Las reglas de acentuación son las mismas, se trate de mayúsculas o minúsculas:

  • ILUSTRÍSIMO o Ilustrísimo; Ángel García o ángel blanco.
Cargos y tratamientos

Los cargos o empleos de cualquier rango (civiles, militares, religiosos, públicos o privados) deben escribirse con minúscula inicial por su condición de nombres comunes (OLE10: 470):

  • A la recepción ofrecida por el embajador acudió el presidente del Gobierno
  • El arzobispo de Managua ofició la ceremonia
  • El papa visitará la India

La RAE recomienda adoptar también esta norma general a los textos administrativos. Si el nombre del cargo coincide con el de la institución, el cargo debe escribirse en minúsculas y la institución en mayúsculas:

  • Es una causa iniciada por el defensor del pueblo, Jorge Maiorano…
  • Abogó por profesionalizar instituciones como la Cámara de Cuentas y el Defensor del Pueblo

 El artículo 13 de la Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, por la que se modifica la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades, señala como órganos de gobierno y representación de las universidades públicas:

  1. Colegiados: Consejo Social, Consejo de Gobierno, Claustro Universitario, Juntas de Escuela y Facultad y Consejos de Departamento.
  2. Unipersonales: Rector o Rectora, Vicerrectores o Vicerrectoras, Secretario o Secretaria General, Gerente, Decanos o Decanas de Facultades, Directores o Directoras de Escuelas, de Departamentos y de Institutos Universitarios de Investigación.

Por ejemplo: Presidió el acto académico el Rector Magnífico de la Complutense. Aquí se interpreta como un órgano unipersonal, por lo que debe llevar mayúscula inicial.

 En cuanto a los tratamientos, no hay razón lingüística para escribirlos con mayúscula (OLE10: 470): don, doña, doctor/-a, excelencia, reverendo/-a… En los tratamientos protocolarios correspondientes a las más altas dignidades (su santidad, su majestad, su excelencia) la mayúscula inicial es admisible solo si el tratamiento no va seguido del nombre propio de la persona:

  • La recepción a Su Santidad será en el palacio arzobispal
  • Esperamos la visita de su santidad Benedicto XVI

Sin embargo, la mayúscula inicial es obligada en las abreviaturas de los tratamientos:

  • D.ª, Dra., Ilmo., Sr., etcétera.

Pero, ¡cuidado!, no en su desarrollo: doña, doctora, ilustrísimo, señor, etcétera.

Video-píldora

 ¡Tip! CARGOS Y TRATAMIENTOS
Premios y condecoraciones

Los nombres de los premios, distinciones o condecoraciones se escriben con mayúscula inicial:

  • Premio Cervantes, los Premios Príncipe de Asturias, la Legión de Honor…

Cuando se alude al objeto que representa el premio o a la persona premiada, se escribe con minúsculas:

  • El director posó con su óscar.
Leyes y documentos oficiales
Se escriben con mayúscula inicial todos los elementos significativos del título de los textos o documentos de carácter legal o jurídico (leyes, decretos, órdenes, códigos, fueros…): Código Civil; Acta Única Europea; Ley 40/1998, de 9 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y otras Normas Tributarias; Real Decreto 125/1988; Ley para la Ordenación General del Sistema Educativo, etcétera.

No obstante (OLE10: 491):

Meses y días de la semana
Con minúsculas siempre: el próximo jueves, 4 de marzo, voy a Madrid.
Tras los dos puntos
Después de los dos puntos, deberá escribirse en minúscula, salvo que abran comillas (Ya conoces su refrán preferido: «Agua que no has de beber…») o se trate de una fórmula de encabezamiento de una carta o documento jurídico-administrativo. En este segundo caso, siempre en párrafo aparte (Estimado vecino: / Hemos comprobado…).

Los diferentes tipos de letra

Cada familia tipográfica, entendida como conjunto de fuentes que tienen ciertas similitudes de diseño (p.e.: Arial, Times New Roman, Verdana, Calibri, etcétera) tiene, o suele tener, cuatro variantes: redonda, cursiva, negrita y versalita.

Letra redonda

Es la clase de letra neutra y básica, utilizada por defecto en el texto principal.

Letra cursiva

La cursiva o itálica es la que tiene inclinados los trazos ascendentes hacia la derecha y los descendentes hacia la izquierda (b, d, h, m, L, F, H, T, etcétera). El principal uso de las cursivas es señalar las palabras que, sin ser nombres propios, no tienen un uso conforme al léxico español. Señalan el carácter especial de una palabra o fragmento (extranjerismos, términos usados impropiamente…) y para delimitar expresiones o fragmentos concretos (denominaciones, citas…).

La cursiva es, junto con las mayúsculas y las comillas, uno de los tres procedimientos básicos para indicar que una palabra o grupo de palabras tiene un sentido especial que no se corresponde con el del léxico común de la lengua. Las principales funciones de la cursiva son de énfasis y para señalarle al lector que una palabra común puede resultarle ajena por ser un neologismo, formar parte de una jerga o argot, adoptar una forma incorrecta o funcionar como metalenguaje, es decir, no formar parte del discurso con el sentido propio de las palabras.

Las normas sobre el uso de la cursiva no son ortográficas.

Entre sus usos, podemos distinguir los siguientes:

 

Extranjerismos:

No es más que otra de sus boutades insoportables.

 

Locuciones o expresiones latinas no adaptadas:

  • In dubio pro reo
  • Carthago delenda est
 

Como función metalingüística, esto es, para señalar la palabra o el elemento lingüístico de los que se habla:

  • La palabra gulag es un préstamo del ruso.
  • El plural del indefinido cualquiera es cualesquiera.
 

Los títulos de obras, sean de la naturaleza que sean:

  • Gramática descriptiva de la lengua española
  • Los miserables
  • Las meninas
 

En los títulos de textos legales y normativos, cuando resultan demasiado extensos, el uso de la mayúscula suele limitarse al primer elemento y combinarse con la cursiva o las comillas si se citan en el interior de un texto:

La resolución cita la Ley 14/1999, de 15 de diciembre, por la que se fijan las sedes de las secciones de la Audiencia Provincial de Cádiz en Algeciras y Jerez de la Frontera.

 

Los títulos de publicaciones periódicas (periódicos, revistas, boletines, etc.):

El Nuevo Día, El Espectador, Diario Médico, Revista de Estudios Asiáticos, Boletín Oficial del Estado

 

Las siglas que responden a títulos, ya sean de monografías o de publicaciones periódicas, mantienen la cursiva propia de estos:

BOE (Boletín Oficial del Estado), DLE (Diccionario de la lengua española), JOOP (Journal of Object-Oriented Programming).

    Letra negrita

    Se opone a la normal por presentar trazos de un grosor mayor. Se utiliza fundamentalmente para destacar elementos del texto y facilitar que puedan ser localizados rápidamente en la página sin necesidad de realizar una lectura secuencial.

    La negrita se debe emplear moderadamente y con sumo cuidado, ya que puede sobrecargar el texto en detrimento de la legibilidad.

    Entre sus usos, podemos distinguir los siguientes:

     

    Se emplea para resaltar títulos, subtítulos y epígrafes

    Vertido de aguas al mar

    El vertido de aguas al mar debe estar regulado legalmente...

     

    Conceptos fundamentales o la información considerada importante dentro de textos de carácter principalmente didáctico o expositivo:

    Un ecosistema es un sistema, como un bosque o un río, que está integrado por un conjunto de organismos vivos, la biocenosis, y el medio físico en el que habitan y se relacionan, el biotopo.

     

    En el ámbito digital, la negrita se emplea con mayor profusión. Así, por ejemplo, en diarios electrónicos y blogs la negrita puede servir para destacar la información relevante en el cuerpo de la noticia o resaltar las preguntas en una entrevista, entre otros usos.

    Letra versalita

    La letra versalita es una variante tipográfica que presenta los mismos trazos que la mayúscula, con una altura similar a la de la minúscula. En realidad, es una variante estilística de la minúscula, por lo que, cuando se emplea, la mayúscula inicial debe mantenerse en aquellas palabras que lo requieran: José Pérez García.

    La versalita se emplea hoy fundamentalmente para reemplazar a la mayúscula en determinados contextos, favoreciendo el equilibrio tipográfico del texto y evitando el exceso de mancha, así como para resaltar una palabra o fragmento en aquellos casos en los que el uso de la cursiva o la negrita no es el más indicado.

    Entre sus usos, podemos distinguir los siguientes:

     
    Uso de las versalitas en lugar de las mayúsculas: en la escritura de número romanos para los siglos (siglo xxi) o en la reproducción de fragmentos íntegramente escritos en mayúsculas (En el frente se podía leer dei gratia hispaniarvm).
     
    En algunos textos en los que el empleo de siglas es muy abundante, algunos editores optan por escribirlas con versalitas para que el cuerpo no destaque excesivamente: CSIC, pero csic; UCM, pero ucm; OMS, pero oms…