Disciplina positiva vs. punitiva

Para este apartado vamos a seguir las aportaciones de M. L. Sánchez García Arista (2013), referencia que puede consultarse en el apartado de bibliografía.

Disciplina punitiva

En contextos educativos, el comportamiento inadecuado o disruptivo va asociado a la necesidad de disciplina. Tradicionalmente, los mecanismos de disciplina han venido asociados a sanciones (amonestación, realización de tareas académicas, prohibición de participación en excursiones, actividades o servicios del centro, expulsión temporal o definitiva,...).

Pero la disciplina no tiene por qué implicar sólo una sanción, elemento más relacionado con el castigo, si no que debe estar vinculada a un razonamiento del por qué de las reglas, y de un proceso de ayuda al alumnado en la interiorización de las mismas.

La fórmula para que las normas se interioricen y no se haga imprescindible el elemento de autoridad que obligue a su consecución, es que sean claras, razonadas y mantenidas. Aunque el cambio conductual originado por el poder legítimo depende, en principio, de la presencia del profesor, al activar valores aceptados por el alumno puede volverse fácilmente independiente y mantenerse sin intervención alguna de aquel (M.L.Sáncez García Arista, 2013).

Disciplina positiva vs. punitiva - 2

Disciplina educativa

La disciplina no debe buscar por tanto la "no trasgresión" de las normas por las consecuencias punitivas y negativas que ello conlleva, sino que debe estar enfocada a alcanzar la autorregulación y el desarrollo de la autonomía moral de los alumnos/as y, en general, de toda la comunidad educativa.

Disciplina positiva vs. punitiva - 3

Comparando disciplinas

Disciplina positiva vs. punitiva - 3

Disciplina y mediación

Ante un conflicto se puede alcanzar dos tipos de soluciones:

Acuerdo

Implica cambio comportamental, pero no cambio actitudinal. Las partes acuerdan una solución, pero su oposición o postura contraria a la de la otra parte permanece.

Resolución

Implica tanto un cambio comportamental como actitudinal. La oposición en la postura desaparece, y se genera una internalizaciónLa internalización en este caso consiste en un proceso mediante el cual las creencias, actitudes y acciones reguladas inicialmente desde el exterior, van progresivamente incorporándose a la persona a medida que van asumiéndolas como propias. de un nuevo patrón de interacción (cambio de creencias y, por tanto, cambio de conducta).

La mediación ayudará por tanto en la internalización de creencias y actitudes de cooperación, no violencia, y de rechazo a resolver los conflictos de manera no apropiada, aumentando la convivencia y disminuyendo por tanto la necesidad de aplicación de medidas disciplinarias en el centro educativo.

"La mediacio?n supone un cambio significativo con respecto a las tradicionales medidas adoptadas en la escuela para la resolucio?n de conflictos basadas en la autoridad y el castigo, pues la mediacio?n promueve, adema?s, el desarrollo de las competencias de autonomi?a e iniciativa personal y de aprender a aprender de los alumnos durante el proceso."

(M.L.Sáncez García Arista, 2013).
Ver Actividad Disciplina punitiva vs. educativa
Disciplina y mediación

 Autoridad moral

Es común confundir autoridad con autoritarismo. En muchas ocasiones, de hecho, llevamos a cabo en nombre de la autoridad acciones y actitudes propias del autoritarismo. Pero son dos conceptos diferentes que requieren de diferenciación.

Autoridad moral

Autoridad moral - 2

El autoritarismo se basa en el uso del poder con el fin último de conservarlo, e incluso de aumentarlo. Este autoritarismo esconde inseguridad y miedo a perder dicho poder, y por tanto tiende a la desconfianza. Bajo este objetivo, las acciones que se realizan desde una posición de poder autoritario pueden ser desde sutiles para conseguir la sumisión buscada, a explícitas y sin disimulo, incluso de opresión y violencia abierta.

Autoridad moral - 3

La persona con autoridad no necesita llevar a cabo acciones autoritarias para ejercer su poder. En este sentido, la autoridad no se impone, sino que es reconocida y aceptada sin necesidad de grandes desmotraciones, manipulación y acciones opresivas. Hay varios tipos de autoridad, en función de su procedencia (formal, moral, tradicional, carismática, racional, coercitiva, democrática, permisiva,...). Hay que tener en cuenta que la línea entre autoridad y autoritarismo es muy fina, por lo cual algunos tipos de autoridad pueden tener tendencias autoritarias (p. ej., autoridad coercitiva, formal, tradicional).

La autoridad moral es aquella que se ejerce desde un rol de responsabilidad legítima y preparación adecuada para su ejercicio y aceptada como referente por aquellos sobre los que se ejerce (M.L.Sáncez García Arista, 2013).

Búsqueda de la autoridad moral

¿Cuándo una persona decide ir acudir a un mediador?

  • Cuando sabe que va a dirigir correctamtente el proceso (no imponer decisiones, facilitar el diálogo, buscar la colaboración de las partes, respetar los límites de la técnica y cesarla cuando estos se traspasen,...).
  • Cuando sabe que no se va a utilizar la fuerza, la coacción o la manipulación.
  • Cuando otorga al mediador una credibilidad que implica:

Integridad

El mediador cumple y vela por los principios de la mediación (voluntariedad, imparcialidad, confidencialidad). Además, muestra actitudes de respeto al otro, coherencia, "juego limpio",... que aumentan la confianza y cooperación de las partes.

Competencia

El mediador posee conocimiento de la teoría y experiencia en la práctica, y muestra eficacia en la aplicación satisfactoria de la técnica.

Imagen de la mediación en un centro escolar

Para implantar y consolidar a largo plazo la Mediación (sea del tipo que sea) en un centro educativo se debe asegurar el cumplimiento de los principios de la misma, así como realizar una buena selección de la figura del mediador o de los mediadores, los cuales deben percibirse como autoridad moral por la comunidad educativa.

Todo esto con el fin de proyectar una imagen de confianza y eficacia del servicio que ayude a ser considerado como una opción real a la hora de resolver los conflictos que puedan producirse.

Pérdida de la autoridad moral

Un mediador, ¿cuándo puede perder la autoridad moral?

  • Haciendo un uso injusto de su posición
  • No utilizando el "poder" cuando debe usarse
  • Haciendo uso inútil del poder

Normalmente, estos criterios van en línea con la ruptura o el quebrantamiento de alguno de los principios de la mediación (p. ej., teniendo preferencias o sesgos hacia alguna de las partes, o imponiendo soluciones), con el traspaso de algunos de los límites de la mediación (p. ej., cuando fuerza a una de las partes a realizar mediación, o cuando realiza mediación cuando el conflicto traspasa los límites legales o es denunciable) o de actitudes necesarias para la mediación (p.ej., mostrarse irrespetuoso o poco asertivo).

 Para saber más, en el siguiente enlace encontraremos una videclase gratuita de la UNED sobre el concepto de autoridad moral y los contenidos vistos en este apartado de la Unidad.
 

Esta píldora formativa está extraída del Curso online de Resolución de Conflictos en la Escuela: la Mediación Escolar.

¿Te gusta el contenido de esta píldora de conocimiento?

No pierdas tu oportunidad y ¡continúa aprendiendo!

Política de privacidad

ADR Formación utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies