Menú de navegación

El neurodesarrollo es un proceso de maduración del sistema nervioso muy complejo que se inicia en fases iniciales del desarrollo humano y continua hasta la edad adulta. Este proceso tiene como resultado el desarrollo de funciones cerebrales a través de la interacción con el medio externo. 

A lo largo de todo el neurodesarrollo el cerebro sufre una serie de procesos:

  • Proliferación neuronal
  • Migración
  • Organización y laminación del cerebro
  • Mielinización
  • Poda neuronal

Todos estos procesos no son lineales ni preestablecidos, esto es debido a que están afectados por la interacción entre factores genéticos, epigenéticos y ambientales. Todo esto hace que cada cerebro se construya de una forma diferente.

Cómo madura el cerebro: Neurodesarrollo

Neurodesarrollo. Según el cerebro va creciendo se da un incremento de la materia gris, aunque en determinados momentos del desarrollo se vea reducida por la Poda Neuronal.
 

Para entenderlo mejor, vamos a dividir el proceso del desarrollo cerebral en seis épocas basadas en el desarrollo cerebral y su fisiología:

Antes del nacimiento

Esta parte del desarrollo es el más delicado debido a la alta velocidad de crecimiento y de organización cerebral.
Durante la gestación, se dan procesos relevantes que van a concluir con la formación de una estructura cerebral similar a la que nos podemos encontrar en un cerebro adulto. En esta época discurren las siguientes fases:

  • Génesis celular: generación de nuevas células.
  • Organización celular: migración, organización y laminación del cerebro.
  • Crecimiento.

Desde el nacimiento hasta los 3 años

En este momento del desarrollo, el cerebro sufre la maduración del sistema motor (lóbulos parietales) lo que muestra un incremento en la independencia y en la autonomía, además, del dominio de las funciones motoras conscientes.
La velocidad de crecimiento del cerebro sigue siendo muy rápida, debido al incremento del grosor de la corteza cerebral, lo que es debido al aumento de las conexiones neuronales y la mielinización. Todo esto ayuda a que el bebé desarrolle capacidades como:

  • Andar solo, correr, saltar, subir escaleras, chutar una pelota...
  • Tiene preferencia por una mano para realizar tareas complejas (comer, garabatear...).
  • Domina el habla, pero no el lenguaje. 
  • Controla los esfínteres y sabe utilizar un orinal.

Desde los 3 años hasta los 6 años

En esta etapa, se genera una reestructuración global del cerebro en la que se forman multitud de interconexiones entre diferentes áreas corticales (principalmente las áreas asociativas) y se realiza la primera poda neuronal, en la que se eliminan los circuitos que no se utilizan, afianzando otros.
La integración de estas áreas va a hacer que el niño:

  • Aprenda de forma más consciente. 
  • Aumente sus destrezas y conocimiento. 
  • Desarrolle del lenguaje.
  • Entienda del entorno.

Desde los 6 años hasta los 12 años

En esta etapa de la vida, se da un proceso de estabilidad en el cual se consolidan y afianzan los conocimientos adquiridos hasta ahora, lo que permite al cerebro desarrollar la percepción subjetiva de la realidad y aplicar el razonamiento lógico, basándose en la experiencia.  Podemos decir, que es un cerebro operacional que se caracteriza por:

  • La capacidad de la clasificación (entender que un objeto tiene varias dimensiones de forma simultánea).
  • La noción de la conservación (razonamiento lógico).

Desde los 12 años hasta los 18 años

En esta etapa entramos en la adolescencia. Es en este momento del desarrollo, cuando las redes neuronales encargadas de la toma de decisiones maduran lentamente y el cerebro, aunque ha aumentado su cantidad de materia gris, sigue siendo poco eficiente comparado con el de los adultos. Todo esto es debido a que todavía la corteza prefrontal es inmadura.
La adolescencia es una etapa del neurodesarrollo con mucha actividad en el cerebro, momento en el que discurren diversos procesos neuronales:  

  • Proliferación, lo que conlleva un aumento de materia gris y de las conexiones sinápticas.
  • La segunda poda neuronal, en la que el cerebro elimina las conexiones menos influyentes o menos utilizadas. Este proceso, se inicia en las zonas posteriores del cerebro y se finaliza en la corteza frontal (zona del cerebro que controla el razonamiento, la toma de decisiones, el control emocional y la prudencia en las acciones).
  • Mielinización, para que aumente la velocidad de transmisión de señales.
  • Cambios hormonales, que juegan un papel importante en esta etapa, ya que la tormenta hormonal típica de estas edades afecta al comportamiento cerebral, derivando a una disminución de la activación del circuito de recompensa mediado por dopamina, desencadenando, comportamientos arriesgados por parte del adolescente.
  • No existe un uso óptimo de la parte del cerebro que se encarga de la empatía.
  • Se desarrollan las funciones ejecutivas (organización, toma de decisiones, planificación...).
  • Se establece la identidad (la base de la personalidad).

A partir de los 18 años

A partir de los 18 años el cerebro continúa desarrollándose, hasta adquirir su madurez a partir de los 30 años y llegando a su plenitud a los 40. La última parte del cerebro en sufrir esta maduración es la corteza, principalmente la parte frontal, donde se dan todos los procesos cognitivos superiores y la adquisición de conocimientos.
En el humano, la mayor parte del cerebro está disponible para la identificación del futuro no programado, lo que lleva a:

  • La generación o resolución de problemas.
  • Al análisis y síntesis de información.
  • Al uso del razonamiento.
  • Al pensamiento crítico y creativo.
  • Al desarrollo planificación y toma de decisiones.

  


Ver Actividad Hitos en el desarrollo
Cómo madura el cerebro: Neurodesarrollo
 

Esta píldora formativa está extraída del Curso online de La Neurociencia como Herramienta Educativa.

¿Te gusta el contenido de esta píldora de conocimiento?

No pierdas tu oportunidad y ¡continúa aprendiendo!

ADR Formación

ADR Formación utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies