Knowledge Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Este material didáctico forma parte del Curso online de Técnicas y Procedimientos para Afrontar la Violencia en el Ámbito Sanitario

Evolución del problema de agresiones en el ámbito sanitario

Las agresiones a los profesionales de los servicios sanitarios, por usuarios o sus familiares y acompañantes, es otra de las manifestaciones de una intolerancia creciente. Esto no ocurre solamente en nuestro medio si no también en países de nuestro entorno. Las agresiones en el ámbito de los profesionales de la sanidad es un fenómeno internacional, que están latentes en otros países de lo entorno europeo (Francia, Gran Bretaña) como en otras latitudes (Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y América Latina).

Europa

La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo incluye entre los factores de riesgo y problemas de salud para el sector de la atención sanitaria:

Las agresiones en el ámbito de los profesionales de la sanidad se están produciendo en toda Europa. Países como Suecia y Bélgica ya han adoptado la vía normativa para afrontar la situación. Debido al número y gravedad de casos de violencia en Holanda, Italia y, en especial en Francia, están adoptando planes de actuación concretos.

Un estudio realizado entre los médicos generalistas de Inglaterra y Gales ha puesto de manifiesto que este tipo de conductas son también muy frecuentes en el ámbito extrahospitalario. Más de la mitad de los médicos que respondieron a la encuesta (63%) había sufrido durante el año anterior algún tipo de agresión, aunque afortunadamente la mayoría de los incidentes consistieron en insultos verbales.

En el National Health Service English, en 2006, el 11% de los profesionales de hospitales y el 6% de los de atención primaria referían haber sufrido una agresión física y el 26% y el 21%, respectivamente, manifestaron haberse sentido intimidados o acosados por pacientes o acompañantes.

Estados Unidos y Canadá

Estados Unidos encabeza la lista más dramática si tenemos en cuenta que la tenencia de armas está legalizada. Según un estudio de 170 hospitales docentes el 43% de trabajadores de urgencias sufre ataques físicos una vez al mes. Un 18% de ellos es amenazado con arma blanca.

Sus estrategias y planes de prevención tienen una larga tradición sirviendo de referente para otros países como Canadá.

América Latina

En América Latina, se realizó la mayor encuesta on line (www.intramed.net) con 30.000 médicos de América Latina acerca de las agresiones sufridas durante el ejercicio de la profesión. Más de la mitad de los médicos encuestados (54,6%) sufrió algún tipo de agresión. El 52,4% sufrieron agresiones verbales provenientes de pacientes (23%) y familiares.

España

En España, los estudios que se han realizado, y que se refieren al personal médico, demuestran que la tasa de agresión es de 0,2/100.000 actos médicos aproximadamente. Los actos violentos contra los facultativos están aumentando de forma preocupante en todo el territorio español.

Según los sindicatos médicos unos 8.000 médicos españoles han sufrido agresiones por parte de sus pacientes, lo que corresponde a 4% del total. El 60% de los 200.000 médicos que hay en España han recibido amenazas. De ellos un 4% al final padece problemas psíquicos.

Según un estudio realizado por la Universidad de Zaragoza sobre una muestra representativa de profesionales del ámbito de la sanidad pública en dos comunidades autónomas, Aragón y Castilla-La Mancha, participaron 1845 trabajadores del ámbito sanitario, el 64% de los médicos españoles han sufrido violencia psicológica (amenazas, coacciones e insultos), mientras que un 11% han sido víctimas de agresiones físicas y un 5% las ha sufrido en más de una ocasión. Estas cifras fueron superiores en los grandes hospitales respecto a los centros pequeños, y en lo que respecta a la violencia física, ascendieron hasta alcanzar valores muy elevados en servicios como urgencias y psiquiatría, donde afectaba al 38% y el 26,9%, respectivamente.

La Organización Médica Colegial quiere atajar este gravísimo problema antes de que adquiera tintes más preocupante, para ello ha creado el «Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial» en el ámbito sanitario como una iniciativa pionera en todo el territorio nacional, y que parte de la voluntad de contribuir a dar respuesta y soluciones a la lacra de violencia contra el personal médico que se ha ido incrementando en los últimos años.

Incluso se ha propuesto establecer un «Día contra las Agresiones en el ámbito sanitario», el 12 de marzo, con el fin de concienciar a todos los agentes sobre la importancia de poner freno a este tipo de situaciones. La elección de la fecha de 12 de marzo, es en recuerdo de la memoria de la médico de familia Mª Eugenia Moreno que fue el día que la asesinaron.

Lo que se pretende con esta importante herramienta es conocer con exactitud en el terreno en el que hay que moverse con respecto a la violencia contra los médicos, para defender por encima de todo, los intereses y el bienestar de los profesionales sanitarios, estudiar a fondo el problema de la violencia.

Ante este nuevo escenario es obligado recordar a todos los profesionales sanitarios la necesidad de denunciar estos hechos y ponerlos en conocimiento de su Colegio, junto con los elementos de prueba y testigos que pueda aportar como base de acusación. Por lo que se refiere a las Administraciones sanitarias, estas deben poner todas las medidas a su alcance para prevenir estas situaciones. Lograr la intervención de los correspondientes Ministerios Fiscales para el reconocimiento del profesional como autoridad para que se haga justicia y se considere a estas agresiones como «delito de atentado contra autoridad pública», que puede llevar aparejada la pena de prisión y no como una simple falta de lesiones. Lograr que la agresión a un médico pueda tener la misma consideración y trato jurídico que la violencia de género.

La colaboración de todos los Colegios de Médicos ha sido fundamental para poder recopilar todos los datos disponibles y poder configurar este registro, hasta ahora inexistente. Se trata de una iniciativa pionera a nivel de todo el territorio nacional, que parte de la voluntad de contribuir a dar respuesta y soluciones a esta lacra de violencia contra el personal médico, que se ha incrementado en los últimos años hasta convertirse en un grave problema social, para el que desde la profesión médica se pide «tolerancia cero».

Los datos obtenidos de dicho registro nacional correspondientes a 2010 arrojan un total de 451 agresiones registradas a médicos colegiados (218.324 colegiados), un dato que equivale al «iceberg» del problema porque la base del mismo podría estar aún más dimensionada.

Los Colegios de Médicos con mayor número de agresiones por cada 1000 colegiados son: el de Jaén con 8,19 agresiones por cada 1000 colegiados Cádiz con 6,71, Castellón con 5,49, Badajoz con 5,32 y la Rioja con 5,27.

Por lo que las Comunidades Autonómicas con mayor número de agresiones por cada 1.000 colegiados son: Andalucía, Comunidad Valenciana, Extremadura y la Rioja.

No existen diferencias significativas en cuanto al género del médico, hombres agredidos (50,44%) y mujeres (49,56%), aunque parece que por la progresiva feminización de la medicina causará una descompensación que impulsará el número de casos entre las mujeres médicos.

Con relación a los tramos de edad de los agredidos, el grupo etario más afectado es el comprendido entre los 46 a los 55 años, en cambio se observa un menor número de casos entre los mayores de 66 años y los médicos más jóvenes entre 26 a 35 años.

El ámbito donde se producen el mayor número de agresiones es en el primer nivel asistencial, en las Consultas de Atención Primaria un 57% más otro 8% en los Servicios de Urgencias Extrahospitalarias, lo que equivale a que, prácticamente, el 65% de las agresiones se acumulan en dicho nivel asistencial, le sigue con un 12,3% las agresiones que se producen en el Hospital y con un 12, 07% agresiones en las urgencias hospitalarias, siendo el sector público más castigado con un 90,63% con respecto al tipo de ejercicio privado en el que solamente se producen un 9,38% de agresiones.

No hay un perfil claramente establecido, dada su heterogeneidad, pero sí que son datos destacables el hecho de que una de cada tres agresiones es realizada por un familiar del paciente y que sólo el 9% de los agresores tenga antecedentes psiquiátricos y el 8% antecedentes de toxicomanía, lo cual también es muy significativo.

Como causas que motivan este tipo de agresiones, la discrepancia con la atención médica es la que figura como principal desencadenante del acto violento contra los facultativos en tres de cada 10 casos (34%), seguida de la emisión de informes médicos de acuerdo con su exigencia con un 18%, y la negativa a recetar el fármaco demandado por el paciente en un 15%.

Las fechas en las que se produjeron mayor número de agresiones fueron en el primer trimestre del año con un 28,6% seguido muy de cerca por el tercer trimestre del año con un 28, 16%.

Con relación al tipo de agresión, en su gran mayoría en un 81,45% las agresiones no causaron lesiones físicas en los facultativos, pero un 18,55% sufrieron agresiones físicas, porcentaje muy importante habida cuenta de las consecuencias tan graves que puede tener en el profesional.

El médico agredido presento denuncia en un 71,79% de los casos y solamente no denunció en un 24,54%, es muy importante concienciar a los médicos que reciben amenazas o que son agredidos psíquica o físicamente tiene que denuncien el hecho no sólo en el lugar del trabajo, a su superior o gerencia, sino también a su propio Colegio de Médicos. El hecho de comunicarlo en la entidad colegial sirve además de para registrar y contribuir a dar solución a la lacra, también para obtener respuesta a su agresión y acompañamiento jurídico, médico y laboral.

En un 86,60% de los casos, el médico no coge la baja laboral como consecuencia de la agresión y sí que solamente en un 13,40% de los casos.

Normalmente además tampoco ha sufrido agresiones previas en un 91,8% y si en el 8,2%.

De todos los casos denunciados ha llegado a juicio algo menos de la mitad (46,67%) y en el 53,33% no se ha celebrado juicio.

 

Este contenido didáctico abierto está extraído del Curso online de Técnicas y Procedimientos para Afrontar la Violencia en el Ámbito Sanitario.

Amplía tus conocimientos con el Curso Online de Técnicas y Procedimientos para Afrontar la Violencia en el Ámbito Sanitario

Puedes continuar ahora la formación matriculándote en el curso, o si lo prefieres, consultar nuestro catálogo con cerca de 400 actividades formativas acreditadas.

Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web y personalizar el contenido de los anuncios. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información