Knowledge Habilidades Directivas Habilidades Directivas
Este material didáctico forma parte del Curso online de Equipos de Trabajo y Liderazgo

Los roles en un equipo de trabajo

Todo lo que nos imaginemos puede ser incluido entre las características que poseen los miembros de un grupo de trabajo. Vamos a ver a continuación algunos de los roles más comunes que nos permitirán conocer mejor a las personas con las que trabajamos diariamente.

El positivo

Ante cualquier problema o situación complicada es el primero que ve el lado bueno, o el menos malo, depende de cómo se plantee. Su visión es optimista en cualquier momento y su intención es que el equipo triunfe, apoyando la labor de sus compañeros siempre que estos le necesiten. Su visión ha de ser expandida lo máximo posible entre los compañeros, y para ello el coordinador ha de reconocer sus virtudes e intentar que otros le imiten.

Crítico

Cuando una persona critica una actuación o situación aportando soluciones, colabora en el enriquecimiento del equipo. Pero este no es el caso: el crítico simplemente busca la destrucción sin incorporar nada positivo; deslegitima y descalifica a los compañeros buscando la confrontación negativa y consiguiendo un ambiente de trabajo pésimo. El coordinador, si llega el momento, tendrá que tomar medidas, empezando por exponerle la situación relacionada con su comportamiento, advirtiéndole de las consecuencias del mismo.

Incordio

Inconscientemente aporta su pequeño grano de arena negativo con comentarios desafortunados y pesimistas, lo que fomenta un ambiente poco adecuado para solucionar problemas o situaciones difíciles. El coordinador deberá estar alerta por si llega el caso en que le tenga que llamar la atención.

Bocazas

Sin apenas conocimiento de causa, ofrece su opinión poco acertada sobre diversos temas, llegando a complicar reuniones, debates o puntos críticos con afirmaciones o comentarios pesimistas o en busca del enfrentamiento continuo. Sus acciones provocan una desconcentración entre los compañeros, enrareciendo el ambiente. Por esta razón, al igual que al incordio, habrá que llamarle la atención.

Listo

Tiene conocimientos sobre muchos temas, por encima de la mayoría de los compañeros, pero normalmente son superficiales y acompañados de exposiciones no muy adecuadas, por lo que el coordinador le animará a profundizar un poco más, con lo que le obligará a hablar cuando realmente tenga conocimientos más completos.

Pícaro

Su característica principal es el aprovechamiento de los compañeros para beneficio propio. Sus tácticas son tan sutiles que apenas se perciben, lo que deriva en una aportación deficiente al equipo, así como al enrarecimiento y deterioro del ambiente en general. La principal recomendación para el coordinador será llamarle la atención o, si llega el caso, ?invitarle? a abandonar el equipo de trabajo.

Cuadriculado

Su obsesión por tener siempre la razón le lleva a encerrarse en sus planteamientos, omitiendo cualquier otra posibilidad. La tan conocida y necesaria flexibilidad de la organización en la actualidad, choca frontalmente con la sinrazón de estas personas, que necesitan más paciencia de lo normal y recomendaciones de apertura y cooperación, ya que en ocasiones sí que pueden ser útiles para los objetivos del equipo.

Reservado

Suelen ser personas con gran preparación y muchos conocimientos que, por diversas causas, se ven cohibidos y su participación es escasa, por lo que han de ser apoyados por los demás compañeros y, sobre todo, por el coordinador. Su validez es elevada y su aportación al proyecto puede ser muy importante si se logra vencer esta barrera contribuyendo a que tome parte activa, sin ningún miedo, en debates y reuniones.

El gracioso

En todos los grupos, en todos los equipos, podemos encontrar este rol, con aportaciones profesionales no muy importantes, pero con la capacidad de mejorar el ambiente general con actuaciones que relajan posibles tensiones o problemas. Hay que tener cuidado ya que en ocasiones puede realizar bromas personales o hacer comentarios inapropiados a ciertos miembros del grupo. Es necesaria su presencia, pero también es obligatoria la imposición de una serie de límites.

Organizado

Son personas capaces de tener una visión global de todo, aguantan la tensión en momentos donde otros se desploman, dan consejos adecuados y están siempre dispuestos a escuchar. Sin ellos el equipo puede llegar a ser un caos y su presencia es completamente necesaria si se pretenden conseguir los objetivos planteados. Es una imagen de referencia y llegar a poder sustituirle es todo un logro para quien lo consiga.

Subempleado

Su capacidad intelectual, personal y laboral es superior a las labores que realiza, por lo que, si no se aprovecha su potencial, tiende a aburrirse y realizar acciones que denotan dejadez. Su potencial y preparación es muy grande y es necesario saber darles las oportunidades que solicitan y merecen ya que, de otra forma, su salida del equipo y quizás de la organización se dará en breve. ?Si no me valoran lo que valgo, me voy?.

Incompetente

Según uno de los principios de Peter ?Las personas ascienden hasta su máximo nivel de incompetencia?. De forma general esta frase podría resumir sus aspectos principales y prioritarios: ascender o ganar más dinero sin estar preparado ni querer estarlo, y con una capacidad limitada. No reconocerá en ningún caso sus limitaciones, por lo que seguramente sus actuaciones, al asumir cada vez más responsabilidades a las que no puede responder, provocarán situaciones negativas para todo el equipo. El coordinador ha de conocer cuáles son sus límites y otorgarle funciones acorde s a ellos.

El cerebro

"Para hacer una tarta de manzana primero tienes que crear un universo". Carl Sagan.

Se trata de personas cuyo nivel de creatividad es muy elevado, capaces de generar ideas originales e innovadoras, y ver la solución clara ante problemas o situaciones que parecían no despegar. Su independencia suele ser mayor que la del resto de los componentes del equipo, así como su grado de introversión, pero esto les permite incorporar bases apropiadas para determinados proyectos, gracias a ideas únicas. Se trata de emprendedores muy útiles al iniciar proyectos, cuyo principal defecto puede ser una comunicación defectuosa o la asunción desmesurada de críticas o halagos.

Evaluadores

Un factor digno de destacar en este tipo de personas es el autocontrol que tienen, incluso en situaciones de tensión y nervios generalizados. Son trabajadores con un nivel de análisis general y objetivo elevado. Normalmente desprenden seriedad y prudencia, lo que les ayuda a tomar decisiones sin priorizar la rapidez y exponiendo sus planteamientos cuando consideran que están seguros de todo lo que van a decir, lo que evidentemente evita equivocaciones y errores. Dentro del equipo su trabajo se centrará en ver los pros y contras de las distintas ideas que se van presentando, analizando todos sus aspectos posibles. Tienen la capacidad de equivocarse muy pocas veces por lo que la posición que adopte este tipo de personas será tomada muy en cuenta.

Especialista

Se trata de personas cuyos conocimientos sobre una determinada materia son muy amplios. Nadie más en el equipo sabe más que ellos sobre ese tema. Esta predisposición hacia un punto provoca, por otro lado, algo no muy positivo: el desinterés de las otras partes de la organización. Es evidente que son muy útiles en momentos puntuales, pues su posición como expertos de un determinado tema puede ayudar al equipo en sus labores.

Investigador de recursos

Suelen ser personas extrovertidas y muy comunicadoras, tanto con las personas del equipo como con las externas. Suelen ser muy buenos recopilando información, acogiendo ideas de otros y desarrollándolas, ya que su contacto con aspectos externos al equipo le proporciona una visión más amplia. Su labor es la recopilación de información, tanto dentro como fuera de la organización.

Coordinador

Se puede considerar la persona central del equipo, el que tiene la función de aunar esfuerzos para que se consigan los objetivos, para lo que suelen estar muy seguros de sí mismos, fomentan la delegación y conocen muy bien las características de cada trabajador y por dónde se les puede extraer un mayor rendimiento. Su carácter de visión general, tolerante, abierto, tranquilo y reflexivo, hace de ellos las personas encargadas de dirigir grupos cuyos miembros tienen  diversas habilidades, que necesitan una coordinación para hacer lo mejor posible las funciones encomendadas.

Cohesionador

Su carácter cooperativo, extrovertido y social, ayuda a mantener una unión positiva en el grupo. Uno de sus puntos fuertes y destacables es la capacidad para ser flexibles ante cualquier situación, y buscar la unión en todo momento. Saben escuchar y muchas veces son políticamente correctos, aunque su actuación ante la toma de decisiones no es muy acertada. Intenta que los compañeros sean más eficientes desde el apoyo personal, elevando la moral del equipo en los momentos difíciles.

Impulsor

Tomar la iniciativa en diversos ámbitos es su característica principal, gracias a su energía desbordante, apoyada en una motivación superior a la de sus compañeros. Siempre promueven la consecución de objetivos desde la colaboración y el ánimo, con una dosis de competitividad muy elevada. La presión nunca supone un problema para ellos, ya que la asumen perfectamente y generan acciones positivas con su trabajo.

Implementador

Se trata de personas que dejan en un segundo plano sus intereses personales, para centrar se en lo mejor para la organización desde el trabajo duro y práctico. Tienen una capacidad de autocontrol muy elevada, incluso a veces excesivamente rígida. Hacen cualquier trabajo que sea útil para el equipo, aunque no les guste, y su grado de eficiencia es muy alto.

Finalizador

Nunca empezarán algo que tiene claros signos de no ser finalizado, ya que la perseverancia que aplican e infunden necesita la seguridad de que se llegará hasta el objetivo establecido. Suelen ser introvertidos, con alto grado de motivación interna y una autosuficiencia elevada, lo que les lleva a buscar la perfección y controlar los detalles con sumo cuidado.

Esta ha sido una pequeña exposición de los roles de equipo que nos podemos encontrar. Hay que tener en cuenta, no obstante, que muchos compañeros pueden asumir más de un rol, por lo que su aportación positiva o negativa al equipo será mayor.

Reservado: suelen ser personas con gran preparación y muchos conocimientos que por diversas causas se ven cohibidos y su participación es escasa, por lo que han de ser apoyados por los demás compañeros y sobre todo por el coordinador.

 

Este contenido didáctico abierto está extraído del Curso online de Equipos de Trabajo y Liderazgo.

Amplía tus conocimientos con el Curso Online de Equipos de Trabajo y Liderazgo

Puedes continuar ahora la formación matriculándote en el curso, o si lo prefieres, consultar nuestro catálogo con cerca de 400 actividades formativas acreditadas.

Benefíciate del crédito para formación bonificando el curso.

Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web y personalizar el contenido de los anuncios. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información