Entrar al aula
×

ISO 45001: consulta y participación de los trabajadores

De acuerdo con el compromiso asumido en la política, la alta dirección debe establecer, implementar y mantener procesos para la participación y consulta de los trabajadores y, cuando existan, de los representantes de los trabajadores, en decisiones relativas a la gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

Estas consultas y participaciones no podrán ser puntuales o aisladas, sino que deben ser realizadas de manera habitual y periódica, a todos los niveles jerárquicos de la organización, y tanto en el proceso de implantación de la norma, como en la valoración del desempeño del Sistema de Gestión de SST y en las acciones de mejora que se realicen.

Este apartado de la norma amplía mucho el nivel de exigencia respecto a la OHSAS 18001. La ISO 45001 le da mucha importancia a la participación y consulta de los trabajadores, para conseguir un mayor compromiso e implicación de éstos respecto al Sistema de Gestión de la SST y también para crear mecanismos trasparentes y efectivos que promuevan el logro de los resultados esperados del sistema. En todo caso, la consulta y la participación de los trabajadores es, con gran seguridad, un factor clave para el éxito del SGSST.

Estos procesos de participación y consulta ya están presentes en la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, concretamente en su capítulo V (artículos 33 a 40). Esta Ley articula la participación y consulta a través de los representantes de los trabajadores especializados en materia de PRL, los Delegados de Prevención. En los centros de trabajo con más de 50 trabajadores es obligatorio constituir Comité de Seguridad y Salud, formado por los Delegados de Prevención y por representantes de la dirección en igual número.

A pesar de que la documentación de estos procesos no es un requisito de la norma, tener por escrito sus pautas puede ayudar a la sistematización y difusión de los mismos. En cuanto a los registros, la norma tampoco los exige, pero la legislación sí obliga a registrar y mantener, al menos, las actas de nombramiento de los delegados de prevención y las actas de las reuniones del Comité de Seguridad y Salud.

Condiciones mínimas

La organización debe garantizar unas condiciones mínimas para el ejercicio efectivo por parte de los trabajadores y sus representantes de la consulta y participación.

La norma dice que la organización debe:

“a) proporcionar los mecanismos, el tiempo, la formación y los recursos necesarios para la consulta y la participación;

b) proporcionar el acceso oportuno a información clara, comprensible y pertinente sobre el sistema de gestión de la SST;

c) determinar y eliminar los obstáculos o barreras a la participación y minimizar aquellas que no puedan eliminarse.”

Los obstáculos o barreras pueden ser muy variados: "la falta de respuesta a los aportes o sugerencias de los trabajadores, barreras de idioma o de alfabetización, represalias o amenazas de represalias y políticas o prácticas que desalientan o penalizan la participación del trabajador."

La Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales no hace referencia explícita sobre la eliminación de obstáculos o barreras, porque al considerar la consulta y participación como un derecho de los trabajadores no cuestiona la posible existencia de obstáculos pues es una obligación para el empresario contar con dicha participación.

No obstante, sí recoge disposiciones que atajan estos posibles obstáculos o barreras que indica la norma. Por ejemplo, la Ley obliga al empresario a formar en PRL a los Delegados de Prevención, recoge algunas disposiciones de protección para los representantes de los trabajadores y obliga al empresario a formar y entregar información sobre riesgos y medidas preventivas a los trabajadores en un idioma comprensible para ellos.

Por último, la norma indica que la organización debe enfatizar la consulta y participación de los trabajadores no directivos. Con ello no pretende excluir a los directivos, sino que entiende que los trabajadores no directivos pueden ser más sensibles a los obstáculos y barreras de que hemos hablado.

Consulta

En el capítulo 3 de la norma tenemos la definición de “consulta”: “Búsqueda de opiniones antes de tomar una decisión. La consulta incluye el comprometer a los comités de seguridad y salud y a los representantes de los trabajadores, cuando existan.”

Así, la consulta es el proceso mediante el cual la organización busca las opiniones de los trabajadores antes de tomar una decisión, e implica una comunicación bidireccional. Las consultas no son vinculantes, pero sí deben ser tenidas en cuenta antes de tomar una decisión en aspectos relacionados con la SST. Además, para que el proceso sea efectivo, los trabajadores y sus representantes deben recibir la información necesaria para que la retroalimentación generada con la consulta sea informada y pertinente.

Además, la norma ISO 45001 determina unos aspectos concretos de la gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo que la organización debe consultar a sus trabajadores antes de tomar una decisión. Esos aspectos en los que es necesaria la consulta previa a los trabajadores no directivos son:

  1. “la determinación de las necesidades y expectativas de las partes interesadas;
  2. el establecimiento de la política de la SST;
  3. la asignación de roles, responsabilidades y autoridades de la organización, según sea aplicable;
  4. la determinación de cómo cumplir los requisitos legales y otros requisitos;
  5. el establecimiento de los objetivos de la SST y la planificación para lograrlos;
  6. la determinación de los controles aplicables para la contratación externa, las compras y los contratistas;
  7. la determinación de qué necesita seguimiento, medición y evaluación;
  8. la planificación, el establecimiento, la implementación y el mantenimiento de programas de auditoría;
  9. el aseguramiento de la mejora continua.”

Además de estas cuestiones, dado que un requisito básico de la norma ISO 45001 es la necesidad de cumplir la legislación vigente, se consultará a los trabajadores y sus representantes respecto a todos aquellos aspectos que determine la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y sus desarrollos legislativos.

Aquí tenemos lo que la Ley de PRL recoge a este respecto, en su Artículo 33:

“El empresario deberá consultar a los trabajadores, con la debida antelación, la adopción de las decisiones relativas a:

a) La planificación y la organización del trabajo en la empresa y la introducción de nuevas tecnologías, en todo lo relacionado con las consecuencias que éstas pudieran tener para la seguridad y la salud de los trabajadores, derivadas de la elección de los equipos, la determinación y la adecuación de las condiciones de trabajo y el impacto de los factores ambientales en el trabajo.

b) La organización y desarrollo de las actividades de protección de la salud y prevención de los riesgos profesionales en la empresa, incluida la designación de los trabajadores encargados de dichas actividades o el recurso a un servicio de prevención externo.

c) La designación de los trabajadores encargados de las medidas de emergencia.

d) Los procedimientos de información y documentación.

e) El proyecto y la organización de la formación en materia preventiva.

f) Cualquier otra acción que pueda tener efectos sustanciales sobre la seguridad y la salud de los trabajadores.”

Participación

En el capítulo 3 de la norma se recoge la definición de “participación”: “Acción y efecto de involucrar en la toma de decisiones. La participación incluye el comprometer a los comités de seguridad y salud y a los representantes de los trabajadores, cuando existan.”

Así, la participación es la implicación de los trabajadores en el proceso o procesos de toma de decisiones en el Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el trabajo.

De una manera similar a la consulta, la norma ISO 45001 establece en qué materias la organización debe enfatizar la participación de los empleados no directivos:

  1. “la determinación de los mecanismos para su consulta y participación;
  2. la identificación de los peligros y la evaluación de los riesgos y oportunidades;
  3. la determinación de acciones para eliminar los peligros y reducir los riesgos para la SST;
  4. la determinación de los requisitos de competencia, las necesidades de formación, la formación y la evaluación de la formación;
  5. la determinación de qué información se necesita comunicar y cómo hacerlo;
  6. la determinación de medidas de control y su implementación y uso eficaces;
  7. la investigación de los incidentes y no conformidades y la determinación de las acciones correctivas. “

Por otro lado, en el Anexo A de la ISO 45001 se indica algo realmente relevante respecto a la participación: “La retroalimentación sobre el sistema de gestión de la SST depende de la participación de los trabajadores.”

A continuación en ese mismo Anexo se vuelve a insistir en la importancia de que se fomente la participación de los trabajadores, especialmente en lo que se refiere a la identificación de peligros, y que puedan hacerlo sin temer ninguna represalia.

Consulta y participación de los trabajadores

Al igual que en el caso de la consulta, la organización deberá favorecer la participación de los trabajadores y sus representantes, en todos aquellos aspectos que recoge la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

La Ley de PRL, en su Artículo 34, determina que “Los trabajadores tienen derecho a participar en la empresa en las cuestiones relacionadas con la prevención de riesgos en el trabajo.” Como vemos, es un artículo que deja muy abierto el campo de actuación en cuanto a la participación.